Vení que te cuento

Tiempo de lectura
3 minutos
Leido hasta ahora

Vení que te cuento

Publicado en:

AEBU incorpora a su Sala Camacuá una disciplina atrapante que despliega los recursos de la voz humana y genera una íntima conexión con el público.

Nuestro país tiene una larga tradición de narradores orales que no cesan de aparecer. Bajo la pesada sombra de la industria del entretenimiento, ellos desarrollan su actividad y buscan permanentemente espacios para llegar a un público latente en diferentes lugares de cultura, pronto a responder ante la primera convocatoria.

Ese es el caso de la narradora oral Niré Collazo, directora de Caszacuento, coordinadora para Uruguay de RIC (Red Internacional de Cuentacuentos), experta en literatura infantil y juvenil, diplomada en gestión cultural y organizadora de encuentros de narradores orales desde 1999. La suya es una actividad intensa, que incluye presentaciones semanales en diferentes escenarios junto a otros narradores.

De espíritu inquieto y emprendedor, Niré es una constante generadora de iniciativas desde su escuela Caszacuento y la última de ellas se relaciona de manera cercana con AEBU y el barrio Ciudad Vieja. Junto con nuestra exconsejera Mariela Fodde, también entusiasta narradora, Caszacuento generó un proyecto que contribuirá al plan de gestión cultural de nuestro sindicato en todo el país.

El primer paso en esta dirección se dará en Sala Camacuá el sábado 28 de mayo, entre las 14 y las 16. Ese día se trabajará  sobre el tema de la inclusión con jóvenes de capacidades diferentes integrantes de dos murgas, y 10 chicos participantes del Programa Apex Cerro de la Universidad de la República.

Preguntada por Portal AEBU, Collazo se extendió sobre su profesión: «Hay tanto para decir… Cuando uno entra en este mundo de la narración oral se abre como un abanico, porque no es solo contar cuentos, es el rescate de la memoria, producir espectáculos de narración oral. Hay muchísimas cosas para hacer en este terreno que la gente no conoce».

De inmediato Niré se internó en ese espacio ignorado y explicó: «Siempre se consideró que la narración oral era cosa del aula, de las maestras, vinculada nada más que con los niños. En mi caso hicimos un quiebre con una amiga que ahora reside en Málaga, Jacqueline De Barros, cuando hace ya muchos años —y para captar un público adulto— hicimos un primer espectáculo con cuentos eróticos en la sala hoy denominada Taco Larreta. La gente estaba asombradísima y se preguntaba ¿cómo esto es posible? Lo paradógico es que hoy en día la mayoría de las personas que pasaron por Caszacuento cuenta para adultos y le tienen un poco de miedo a los niños».

Sobre la función del sábado Niré explicó que consistirá en cuentos de Carnaval de Juceca, José María Obaldía y otros autores uruguayos, y después actuará una de las murgas ya mencionadas.

La iniciativa en la cual se asocian AEBU y Caszacuento es más ambiciosa: procura dar continuidad a las actividades mediante la formación de capacitadores en narración oral en todos los departamentos donde el sindicato está presente. Por ello, allí donde se detecte una demanda de actividades culturales llegará esta iniciativa, que dará prioridad a la familia bancaria y a las instituciones educativas.

Mariela Fodde explicó los primeros pasos del proyecto. Se trata de charlas explicativas, seguidas por talleres de cuentos, a los que se accederá mediante invitaciones a las actividades planificadas por Caszacuento y a otras que puedan irse generando.

La  convocatoria del próximo sábado no se limita a una sesión de cuentos, sino que procura incorporar a los participantes a una actividad continuada, agregó. Ello se alcanzará mediante el aprendizaje de las técnicas narrativas asociado a la transmisión de las experiencias migratorias a cargo de sus protagonistas, en lo que Caszacuento denomina  «rescate de memoria y raíces a través de la oralidad». Este objetivo será procurado a través de talleres con dinámicas grupales coordinados por Niré y Mariela.

Y lo que empezará este sábado en Sala Camacuá continuará todos los meses, aseguraron las impulsoras del proyecto, y así se agrega una nueva actividad cultural a la nutrida agenda de nuestra sala. Niré anunció para junio —dado que se trata del mes del abuelo— el tratamiento de una temática relacionada con ellos; en julio y agosto su idea es hacer un seminario de literatura infantil de enfoque amplio. En setiembre la actividad se centrará en la inserción social de la población migrante de Ciudad Vieja, el barrio donde AEBU está presente en las ollas populares y en acciones solidarias con escuelas de la zona. Para ello ya se han realizado contactos con organizaciones de migrantes para estimular su participación. En resumen: un gran aporte para AEBU Cultura.