La CESS muestra algunas cartas

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

La CESS muestra algunas cartas

Publicado en:

Transcurrida la etapa del diagnóstico, la Comisión de Expertos en Seguridad Social ha comenzado a generar sus propuestas de reforma.

Las intervenciones de AEBU y de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias (CJPB) en la Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) estuvieron destinadas a reafirmar la vigencia de nuestro actual régimen de pensiones, su viabilidad de largo plazo y —muy especialmente— a defender su autonomía y fuentes de financiamiento.

Tanto en el ámbito de la comisión como en los medios de comunicación y redes sociales, el debate exigió al sindicato demostrar la sustentabilidad de la CJPB en el mediano y largo plazo hasta alcanzar su capitalización completa, sin que surgieran de la CESS ni de su presidente proyecciones contrarias a nuestras conclusiones.

Solo se ha evidenciado un cuestionamiento de tipo ideológico por parte de algunos miembros de la comisión, que denotan la voluntad de atentar contra la continuidad del modelo ejemplar de seguridad social de Caja Bancaria.

Como fruto de esa visión conceptual tendiente a profundizar los aspectos más regresivos en materia previsional, la CESS ha elaborado sus propuestas de reforma evitando dejarlas en evidencia. Sin embargo, tras la última comparecencia de la CJPB ante la comisión se confirmaron los peligros que como sindicato ya avizorábamos. El cuestionario al que fue sometida la caja es un claro indicador de sus intenciones, dado que muestra tres grandes propósitos: avanzar en el desmantelamiento del sistema de reparto, solidario y de prestación definida; promover un deterioro sustancial de las prestaciones, y atacar nuestras fuentes de ingresos.

Hoy, para no hacer más extenso este comentario, nos detendremos en el primer punto. La CESS le propuso a Caja Bancaria analizar la incorporación parcial o total de un sistema de prestación no definida, basado en la posibilidad de que parte de los aportes de los afiliados tengan como destino una cuenta de ahorro individual. Se ha llegado a sugerir que la CJPB inicie una transición hacia un esquema de pensiones ocupacionales complementario del régimen general. Estas propuestas constituyen lisa y llanamente el intento de desmantelar nuestro régimen de capitalización colectiva y de solidaridad intergeneracional, dado que propician un régimen de ahorro individual o la transformación del instituto en un mero fondo complementario. En ambos casos  se desvirtúa su filosofía fundadora y cuestiona su existencia como prestador integral.

Ambas orientaciones son rechazables en sí mismas por el concepto de seguridad social que implican, y deben ser enfrentadas porque significarían un desequilibrio para la estabilidad financiera del instituto. Toda afectación de los ingresos de la caja, resultante de una posible asimilación al sistema mixto vigente, tendría resultados negativos de enorme magnitud en sus costos. Provocaría, además, que la sociedad se hiciera cargo de un déficit multimillonario, o que se afectaran en forma dramática las obligaciones que en materia de prestaciones tiene el instituto con sus afiliados. 

En próximas notas continuaremos desarrollando las propuestas de la CESS y los argumentos de AEBU para rechazarlas.