Conducción decidida a resolver extensa agenda

Tiempo de lectura
6 minutos
Leido hasta ahora

Conducción decidida a resolver extensa agenda

Publicado en:

Durante el acto de toma de posesión de sus nuevas autoridades, nuestro presidente Elbio Monegal detalló las prioridades para el próximo período.

Son varios los frentes de lucha que tiene abiertos el sindicato y sobre cada uno de ellos profundizó Elbio Monegal en su discurso del 5 de mayo, cuando se cumplieron 80 años de la fundación de AEBU.

El primer tema citado fue nuestro compromiso con las ollas populares, a cuyo sostén contribuimos desde hace más de dos años para «que cada uruguayo o uruguaya, a esos que el Gobierno —que solamente se preocupa por los 'malla oro'— les dio la espalda, puedan tener su plato de comida por día».

Monegal contrastó la escasa asistencia alimentaria del Gobierno a los más desfavorecidos con el trato preferente recibido por los sectores agroexportadores, y condenó la teoría del derrame económico y la apuesta a los «malla oro».  Para el dirigente fue clara la pérdida que sufrió nuestro país al aplicar esta receta: «Los únicos que recibieron ese derrame fueron los bancos internacionales, porque el stock de depósitos creció en 9000 millones de dólares y se lo llevaron para afuera. Y aquí se sigue premiando a los 'malla oro', y no se le da la importancia que se le debe dar a la gente que está pasando hambre», sostuvo.

Posteriormente se refirió a la situación de los bancarios oficiales, con sus ingresos en caída y víctimas de una recarga en su trabajo diario por la no reposición de vacantes. «Tenemos un convenio colectivo en la banca oficial vencido hace más de un año y sus trabajadores y trabajadoras están perdiendo salario real», y la única explicación que se encuentra para justificar esta situación es «que el Gobierno quiere hacerles perder salario real», a pesar de tratarse de «empresas que no son deficitarias; por el contrario son empresas que han dado ganancias y muchas ganancias».

Destacó también como compromiso del sindicato la importancia de «apoyar las movilizaciones de los compañeros de la banca oficial» mediante la generación de «una estrategia que hasta ahora no hemos tenido, una estrategia colectiva con el apoyo de todas las agrupaciones, para poder enfrentar esto todos juntos, firmar un convenio colectivo en la banca oficial y poder decir que no va a haber más pérdida de salario real en la banca oficial».

El presidente no encontró «ninguna justificación lógica para que la OPP se niegue a llenar las vacantes en los bancos oficiales», para compensar la falta de más de mil trabajadores jubilados en los últimos años. Y como consecuencia de este déficit humano que desgasta a los trabajadores y perjudica la calidad de los servicios, sostuvo que «la que se beneficia es la banca extranjera, porque la banca extranjera no tiene ningún límite para tomar nuevos trabajadores y reclutar nuevos talentos. Y por lo tanto, son los bancos extranjeros los que se llevan a estos recursos que tanto necesitan los bancos oficiales para poder seguir dando un servicio de calidad, como los uruguayos se merecen».

Frente a esta realidad Monegal entregó una conclusión: «El Banco República, el banco de todos, parece que es de todos menos de algunos, menos del Gobierno, menos de la OPP, menos de los que no se preocupan en absoluto por el banco país, el banco que vuelca los mayores recursos a Rentas Generales. Sin embargo se benefician los bancos extranjeros cuya plata va a parar a Estado Unidos, a Canadá, a España, a otros lugares, y que acá no dejan un peso en Rentas Generales para que se puedan pagar las jubilaciones, la salud y la educación. Por lo tanto este es un compromiso de nuestro sindicato para encararlo seriamente, con una estrategia pensada que nos lleve a lograr los objetivos».

Otro frente importante de lucha se encuentra en el sector privado, en el cual AEBU tiene afiliados en 80 empresas. «También tenemos desafíos en el sector privado. Soportamos una crisis enorme en la cual el sindicato pudo mantener los puestos de trabajo de todos y todas las compañeras, pero todavía hoy quedan trabajadores en el seguro de desempleo. Y el compromiso nuestro, el compromiso de AEBU es que esos compañeros salgan del seguro de desempleo y vuelvan a sus puestos de trabajo porque eso es para nosotros fundamental», porque «la defensa de los puestos de trabajo y de la estabilidad laboral de trabajadoras y trabajadores del sistema financiero es para nosotros uno de los pilares fundamentales que ha mantenido a esta institución de pie durante 80 años».

Más adelante el conductor reelecto se refirió al conflicto con Citibank, «un banco que está rompiendo un pacto no escrito, que no existe en negro sobre blanco pero por la vía de los hechos se respeta y se respetaba en dictadura». Abundó luego sobre el tema y recordó que  «desde el año 1985 para acá hemos tenido múltiples conflictos con la banca, pero nunca un banco se plantó y nos dijo 'vendí el negocio y quedan 16 trabajadores en la calle'. Nunca. Y hoy el Citibank, enancado en estos aires que soplan en Uruguay desde marzo de 2020, cree que puede echar a la gente diciendo 'no tengo lugar donde colocarlos y por lo tanto se van a la calle'. No vamos a permitir que el Citibank destituya a esos 16 trabajadores porque hizo un negocio enorme, porque vendió la cartera y la vendió a muy buen precio. Acá no estamos hablando de una empresa fundida, acá es una empresa que hizo un negocio sobre la espalda de los trabajadores, y eso no lo vamos a permitir. Y vamos a luchar contra el Citibank y contra el resto de los bancos privados hasta que los compañeros del Citi tengan estabilidad laboral».

Ahora se acerca una nueva ronda de los consejos de salarios y los trabajadores fueron convocados al Consejo Superior Tripartito por parte del Ministerio de Trabajo. En esta instancia —informó Monegal— el Gobierno anunció que «estaba muy preocupado por el empuje inflacionario, y que por lo tanto entendía que se debía adelantar el ajuste para los trabajadores privados. Pero el ministerio fue también claro en decir que [este ajuste] era parte de la negociación colectiva y que si las cámaras empresariales decían que no, no iban a votar con los trabajadores. O sea, un lindo saludo a la bandera por parte del Gobierno». A su entender este se muestra por un lado «preocupado por el empuje inflacionario y cómo este golpeaba a los salarios», pero por otro «simplemente dice 'nos parece que se debería adelantar el ajuste salarial' pero nada más que eso. Por lo tanto, también nos vamos a tener que movilizar en el sector privado para que estos compañeros mantengan su salario real».

Otro asunto que preocupa y ocupa a AEBU desde hace tiempo es la reforma de la seguridad social, al que Monegal calificó como «un tema central no solo para AEBU» sino también «para el movimiento sindical en su conjunto» porque «corta horizontalmente a toda la sociedad, nos golpea a todos». Al respecto afirmó: «Como parte del PIT-CNT, como parte indisoluble de nuestra central única, acompañamos esa movilización para que la reforma de la seguridad social, si es que se hace, sea con la base de un pacto social donde todos los actores estemos presentes».

Dentro de este gran tema nacional el dirigente ubicó la defensa de Caja Bancaria, «que ha venido siendo atacada en los últimos días por parte del nefasto doctor Rodolfo Saldain, el padre de la reforma que hoy estamos sufriendo». Esta reforma «como es mala, hay que reformarla. Y para reformarla lo ponen a él al frente de la presidencia de la Comisión de Expertos en Seguridad Social [CESS]. Y, como no podía ser de otra manera, los documentos que emanan de la CESS lo que muestran es que todos y todas vamos a estar peor, que nadie gana con esa reforma. Pero peor que eso: nadie siquiera empata, todos perdemos».

También se refirió el dirigente a la situación política planteada alrededor del hierro candente que significa para la coalición de Gobierno este proyecto de ley: «Esa es la reforma que propone la CESS sobre la que a estas horas están redactando el proyecto de ley que el 12 de mayo el presidente de la República le va a mostrar a los legisladores de la coalición, buscando que puedan votar la reforma, porque no todos los legisladores de la coalición están de acuerdo con este mamarracho, [algunos] no quieren pagar los costos políticos. Y uno se pregunta: ¿por qué es que no quieren pagar costos políticos? Porque si la reforma fuera buena nadie paga ningún costo. Es porque es un mamarracho, es un desastre y lo único que hace es condenar a los futuros jubilados y jubiladas a una situación mucho peor que la que hoy tenemos. Por lo tanto, nosotros vamos a seguir defendiendo a nuestra Caja Bancaria».

La situación de nuestro instituto previsional y la vigencia de su ley de reforma fueron defendidas por Monegal. Al respecto destacó: «En su asamblea general del año 2008 AEBU apoyó una reforma [de Caja Bancaria], esa reforma tiene varias etapas, y estamos transitando todavía etapas de esa reforma. Por lo tanto no se puede —libre de cuerpo como hace el doctor Saldain— decir que la Caja Bancaria necesita otra reforma. La Caja Bancaria no necesita ninguna reforma, la Caja Bancaria tiene la reforma que necesitaba en el año 2008 y empezó a regir en 2009. Y es la que el gremio bancario apoyó y la vamos a defender porque es una buena reforma, porque los números actuariales dicen que Caja Bancaria no tiene problemas como afirma el doctor Saldain».

La realidad es otra: «Es obvio; hubo una crisis sanitaria y se tuvieron que pagar seguros de desempleo. Muchos compañeros no aportaban porque estaban en el seguro, hubo empresas en las que sus trabajadores no estaban afiliados a AEBU que despidieron trabajadores. Y eso, conjuntamente con la decisión política del Gobierno de no llenar las vacantes de la banca oficial, pegaron en los números de la caja. Pero no estamos en la situación que se dice, y la Caja Bancaria es realmente un referente, un orgullo para nuestro sistema de seguridad social en el que puede haber aporte intergeneracional», destacó el presidente reelecto. «La Caja Bancaria, distinta a otros modelos, no apuesta por el individualismo, apuesta por lo colectivo, por la solidaridad, y eso lo queremos mantener. Queremos mantener un instituto solidario que se preocupe por los trabajadores y trabajadoras que tienen menos recursos y que se pueda en algún momento equilibrar los números de la caja sin necesidad de una reforma».