A Trinidad llevamos razones para la inclusión financiera

Tiempo de lectura
4 minutos
Leido hasta ahora

A Trinidad llevamos razones para la inclusión financiera

Publicado en:

Dos importantes reuniones mantuvo la delegación de AEBU en Trinidad el lunes 22: una con el Centro Comercial e Industrial y la otra con la Junta Departamental.

Con la inclusión financiera en la agenda, la directiva del Centro Comercial e Industrial de Flores recibió a los consejeros centrales Gonzalo Pérez, Martín Ford, Juan Fernández y Dante Romero; también al consejero del sector oficial Roberto Umpiérrez y a los integrantes de la Seccional Trinidad Luis Eduardo Garateguy y Daniel Morua.
 
De primera necesidad
 
A la salida del encuentro con las patronales trinitarias Gonzalo Pérez expresó a Radio Camacuá su muy buena impresión del diálogo mantenido y agregó: «Lo que se constata en todos lados es una necesidad de educación financiera, para que la gente se apodere de los nuevos elementos electrónicos que surgen a partir de ella». Este consejero constató un retraso del Interior en el manejo de los instrumentos que la inclusión financiera ofrece a los usuarios. Por ello consideró que allí es «más necesaria la educación financiera que en Montevideo, a los efectos de que la gente conozca la variedad de oportunidades que se abren a partir de la inclusión financiera».
 
Defensa con sustento
 
Dante Romero, en su exposición ante los comerciantes e industriales, explicó a nuestra emisora los motivos por los cuales nuestro sindicato se moviliza en defensa de la ley de inclusión Financiera y procura hacer conocer sus beneficios: «AEBU actúa con un interés y una preocupación general como trabajadores integrantes del PIT-CNT». Subrayó luego que esta política del sindicato cuenta con el respaldo de las resoluciones «que hemos tomado en sendas asambleas nacionales de delegados con la participación de 6000 trabajadores a lo largo y ancho del país».
 
También especificó en este ámbito —y más tarde en la Junta Departamental— los motivos que llevaron a AEBU a estar en las discusiones previas a la redacción de la Ley de Inclusión Financiera. Por ello sostuvo conocer «cuáles son las bondades que le vemos y cuáles son los defectos que se deben seguir puliendo». Siempre «desde el punto de vista que tenemos como trabajadores del sistema financiero, con la preocupación lógica sobre nuestros puestos de trabajo, pero también como usuarios y por la sociedad en su conjunto».
 
El integrante de la Seccional Trinidad, Luis Garateguy —cuya opinión tiene el valor de la percepción local del problema— dio su diagnóstico y su remedio:

Lo que falta es enseñar y hablar, falta información, falta educación, y a partir de ahora la gente va a estar más informada.

Porque a todos nos tiraron con la inclusión financiera, pero a nadie se lo capacitó realmente. Es muy importante que vengan a Flores los consejeros de AEBU porque nos es fundamental el respaldo de AEBU central».
 
Primera vez 
 
Luego de la reunión con el pleno de la directiva del Centro Comercial e Industrial de Flores, el secretario del Interior, consejero Martín Ford, explicó a Portal AEBU: «Algunos estaban a favor y otros en contra [de la ley], pero coincidimos todos en que lo que hace falta, lo más urgente, es la educación financiera. Ante esta coincidencia pusimos a las órdenes nuestros talleres de educación financiera. También avanzamos en la idea de que la educación financiera debe ser un tema curricular en la enseñanza».
 
Este consejero encontró a los miembros del centro patronal «contentos con nuestra visita, porque dijeron que ha ido allí mucha gente, muchos actores políticos, a ponerse en contra de la ley, pero que no había ido ningún colectivo a hablar a favor y a aclarar algunos aspectos. Coincidimos en continuar presionando a las instituciones financieras para que haya más cajeros y así sigan bajando los aranceles a los comercios —especialmente para los pequeños comerciantes— y en continuar trabajando en materia de educación financiera»
 
El punto de discrepancia se dio sobre la formalización a la cual la ley obliga a las empresas. «Algún edil estimó que se le pegaba demasiado a los informales. Y nosotros sostuvimos que la formalidad del sistema es uno de los puntos fuertes de la ley y que la justicia tributaria contribuye a que todos paguemos menos impuestos. También explicamos que los trabajadores asalariados somos los que declaramos todo lo que ingresamos, los que aportamos por todo lo que recibimos y es justo que los distintos actores sociales también lo hagan». 
 
Sobre el mismo encuentro, pero desde otro ángulo, reflexionó el consejero Romero: «Los comerciantes ven una incidencia importante en sus costos acarreada por el alquiler de los POS y por las comisiones que les cobran las instituciones. Nosotros entendemos que eso, si bien se da en este proceso, no es debido particularmente a la Ley de Inclusión Financiera». Fundamentó este aserto al afirmar que esas situaciones son parte de «un proceso de modificación y de tecnificación del mercado que se venía dando paulatinamente desde hace 15 años. Quizá esta ley lo acelera, pero lo hace en el marco de una regulación que no estaba establecida», destacó. Esta regulación «para nosotros es fundamental, porque lo que no está regulado con la participación de los sectores, como lo hacemos nosotros y los centros comerciales, incidiendo y reclamando cada uno desde su punto de vista, se da por las reglas del mercado. Y en manos del mercado la inclusión financiera se iba a estar dando de la mano de las instituciones financieras y de las grandes superficies, con convenios entre bancos y grandes instituciones comerciales».
 
Escuchar y explicar
 
«La Junta Departamental es un ámbito político donde hay gente de todos los partidos y donde la Ley de Inclusión Financiera ha sufrido críticas desde algunos sectores y ha sido apoyada por otros», expresó el edil Martín Pedreira, quien propuso invitar a AEBU a exponer ante el legislativo comunal. «El término que usaron hoy los compañeros de AEBU —el término educación financiera— me gusta mucho, porque no estamos educados para la inclusión financiera». Acto seguido ejemplificó el escenario de retroceso que se produciría si esta ley dejara de existir: «Lo que nosotros podemos llegar a perder sería ir a nuestro lugar de trabajo, buscar un cheque, hacer la cola en un banco». […] En cambio

hoy nosotros nos subimos a este sistema sin darnos cuenta. ¡Qué beneficioso es no tener que ir a buscar plata y hacer el surtido del supermercado simplemente con pasar la tarjeta!

Esas son cosas muy sencillas para nosotros los trabajadores. Pero esta es una inclusión que también obliga al patrón, porque el patrón tiene que tener todo en regla».
 
Pedreira redondeó sus declaraciones a Radio Camacuá afirmando: «Los compañeros de AEBU están bien preparados para explicar de manera sencilla y todos vamos aprendiendo para luego explicar a otros. Eso es lo fundamental: volver a explicar lo que escuchamos esta noche acá».


Escuchar entrevista en Radio Camacuá