Maestras y niños del Jardín de AEBU recibieron visitas

Tiempo de lectura
3 minutos
Leido hasta ahora

Maestras y niños del Jardín de AEBU recibieron visitas

Publicado en:

Con una recorrida que convocó a numerosos amigos, padres de alumnos y dirigentes de AEBU, quedaron formalmente inauguradas las mejoras realizadas en el Jardín y Extensión Escolar del sindicato.

Tal como estaba pautado, sobre las 15 horas las integrantes de la dirección del centro educativo aguardaban a los compañeros para realizar una recorrida por la antigua casona reformada de la Ciudad Vieja. La visita comenzó con una recepción por parte de la dirección del jardín y con unas galletitas caseras cocinadas por los niños, durante el taller de cocina.

Mientras las maestras explicaban al detalle las mejoras realizados en las diversas áreas, nuestros dirigentes contaban relatos vinculados al edificio, ya que muchos de ellos tienen hijos o nietos que hoy concurren a ese centro.

Un ejemplo es el de Ricardo Ibarburu, ex consejero central y uno de los encargados del Área de Formación: es padre de seis hijos y cinco de ellos concurrieron al jardín. De hecho, su primogénita formó parte de la primera generación de este instituto.

En diálogo con Portal AEBU rememoró dos aspectos del funcionamiento en la década de los 70: uno educativo y otro social. Recordó que en su momento les llamaba la atención la forma en que les enseñaban francés a los chicos, puesto que lo hacían con una docente francesa que no hablaba español. Y pesar de las dificultades idiomáticas que podían presentarse, todos se entendían.  Asimismo, citó el desarrollo de actividades en las que el juego consistía en programar robots.

En materia social, enfatizó el rol cumplido por el sindicato en «años muy duros para el país». Durante el golpe de Estado la CNT había sido declarada ilegal y los dirigentes que no estaban presos eran perseguidos. «Dentro de ese marco, toda la actividad social del sindicato favorecía el encuentro entre padres y bancarios y nos permitía conocernos. Era una oportunidad cuando, a la vez de que hablábamos de nuestros hijos y de los problemas de la guardería, lo hacíamos también de los problemas del gremio y de todo el país».

Roberto Umpiérrez, consejero central de AEBU, es en cambio padre de un niño de nivel cuatro que asiste actualmente al jardín y que lo hace desde los 14 meses. Para él la visita fue más disfrutable porque además de ver las instalaciones reformadas pudo saludar a su hijo. Más allá de la infraestructura del lugar resaltó la propuesta educativa. «Como padre destaco el cuidado que tienen con los chiquilines, el cariño de las maestras con los gurises y la propuesta educativa que está muy buena, porque aborda temas como el trabajo colectivo y da  los tiempos necesarios a los chiquilines», explicó.

Por su parte, el consejero central Fernando Iraola —presidente de la Comisión Nacional de Administración— consideró que la inversión edilicia realizada valió la pena por los chicos, y para seguir siendo «una de las mejores guarderías del país». Y remarcó que la inversión del gremio en infraestructura es constante porque «locales de AEBU tenemos prácticamente en todo el país y la mayoría son nuestros».

Actualmente el Jardín y Extensión Escolar de AEBU cuenta con 42 técnicas docentes y nueve auxiliares de servicio. Para la maestra coordinadora Magela Pizzorno uno de los aspectos de la reforma que más les ha satisfecho es «haber podido renovar el patio del jardín». El piso existente hasta el momento no permitía desarrollar actividades dinámicas que fueran seguras para los niños, como pueden ser en verano los juegos con agua. Además, en ese sector se instaló un nuevo juego que «nuclea mucho, promueve la coordinación, el equilibrio y el movimiento del cuerpo». También se generaron dos accesos para ingresar o salir del patio, modificación que facilita la circulación de los distintos grupos.

Otro aspecto valorado por las docentes es que se cuenta con un vestuario mejor equipado, con casilleros y baño, circunstancia que les brinda mayor comodidad a los trabajadores.

Consultada sobre los contratiempos que suelen producirse durante los períodos de obra, Pizzorno indicó: «Nos tuvimos que adaptar, pero sabiendo que era para algo bueno… El fin era súper positivo y había mucha alegría general».

De esta manera, con una gran satisfacción colectiva y con una foto de nuestros dirigentes junto con las maestras y los prescolares de cuatro años, quedó reinaugurado el edificio del jardín al que seguirán asistiendo muchos hijos y nietos más de quienes forman parte de AEBU.

Entre los dirigentes presentes en el jardín —además de los ya citados— se encontraron nuestro presidente Pedro Stéffano; los consejeros Ernesto Palomeque, Martín Ford, Claudia Rodríguez, Milagro Pau, Dante Romero, Gonzalo Pérez, Isabel Baccino, Carlos Alejandro, Andrea Moreni, Manuel Planelles, y los integrantes del Consejo de Disciplina, Fernando Acosta y Javier Maidana.