«Ni aislados ni exentos»

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

«Ni aislados ni exentos»

Tiempos sombríos vive el continente americano ante un empuje de las fuerzas de derecha que no repara en procedimientos con tal de desplazar de los gobiernos a las fuerzas progresistas. Para nuestro secretario general y secretario de Relaciones Internacionales del PIT-CNT, Fernando Gambera, el procesamiento y condena en primera instancia de Lula Da Silva es «un llamado de atención para todos aquellos que viven de su trabajo, de su oficio y del conocimiento acumulado, de la formación laboral que han tenido, de su esfuerzo en definitiva».

Tiempos sombríos vive el continente americano ante un empuje de las fuerzas de derecha que no repara en procedimientos con tal de desplazar de los gobiernos a las fuerzas progresistas. Para nuestro secretario general y secretario de Relaciones Internacionales del PIT-CNT, Fernando Gambera, el procesamiento y condena en primera instancia de Lula Da Silva es «un llamado de atención para todos aquellos que viven de su trabajo, de su oficio y del conocimiento acumulado, de la formación laboral que han tenido, de su esfuerzo en definitiva». 

Estamos ante «la restauración de derecha en toda la región», un hecho «ante el cual no podemos sentirnos ni aislados ni exentos», sostuvo.

Se trata de una situación en la que «se montan campañas de desprestigio de la política y la participación colectiva, y enmarcados en esas campañas que hacen de cortinas de humo se toman medidas terriblemente drásticas para los derechos de todos los trabajadores, como instaurar una jornada de 12 horas de trabajo, retrocediendo más de 100 años de avances en los derechos laborales». Se refirió de esta forma a la aprobación de la retrógrada ley de reforma laboral.

Anoche, en Radio Camacuá, Gambera nos dio un alerta: «Lo que le pasa a Brasil debemos sentirlo como si nos pasara a nosotros y [debemos pensar] cómo hacer para que no nos pase lo mismo.  La lucha va a tener que ser a nivel continental, globalizada con los sindicatos, con los trabajadores de Brasil y de Argentina que están viviendo  situaciones parecidas».

Se refirió luego a las características del sistema político brasileño «que tenía y tiene cuestiones que deberían ser corregidas, que atentan directamente contra el sistema de partidos». Ellas han llevado a que «los diputados se vuelven dueños de sus bancas y eso les hace pensar que ellas tiene un valor monetario», explicó. 

De este modo, «muchas de las cosas que han ido saltando son las que quedan a la vista en numerosos de los juicios realizados, y esto se ha aprovechado por parte de la derecha para instalar una campaña de desprestigio que ahora involucra al propio Lula da Silva». Así «se le hace pagar el precio de haber sido un presidente representante de los trabajadores, venido del seno de los sindicatos y que cambió la historia brasileña», dijo.

Nuestro secretario detalló los más importantes logros de los gobiernos de Lula y recordó al Plan Hambre Cero «que sacó de la pobreza a más de tres millones de habitantes» y la construcción de «más universidades en el período que gobernó que aquellas abiertas en Brasil en más de 100 años de historia». 

Detrás de este desmonte de derechos

están todos aquellos que viven del trabajo de la gente, todos quienes tienen los medios de producción en sus manos, porque el apoyo fundamental al proceso que se está dando en Brasil está en  la Federación Rural, en los poderosos empresarios de San Pablo.

Si bien la actuación de las fuerzas de derecha se distingue por su brutalidad, estamos dentro de una forma aguda de la lucha de clases, donde, como siempre, «las cámaras empresariales lo que quieren es agrandar sus ganancias a costa de  un recorte muy fuerte de los derechos de los trabajadores, en un mundo que cada vez tiene mayor dificultad para distribuir las posibilidades de trabajo».

Escuchar la entrevista en Radio Camacuá