Gambera: continúa ofensiva patronal contra derecho de huelga

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Gambera: continúa ofensiva patronal contra derecho de huelga

Este viernes pasado finalizó la 106.ª Conferencia Anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra (Suiza), que tuvo como uno de los representantes de los trabajadores uruguayos a Fernando Gambera, secretario general de AEBU y de Relaciones Internacionales del PIT-CNT. 

Desde Italia —adonde viajó luego para otra actividad— Gambera narró a Camacuá y Reconquista lo ocurrido durante las dos semanas de Conferencia y cuáles fueron sus primeras sensaciones y conclusiones al respecto.
 
Para el Manso fue su cuarta experiencia en la OIT y allí tuvo la oportunidad de reunirse con el presidente de la República, Tabaré Vázquez. Este «fue el invitado de honor para dar el discurso de inauguración del plenario de la Conferencia. Fue un discurso muy ponderado y valorado por los trabajadores del resto del mundo con los que nos hemos contactado», explicó. «Especialmente por el hecho de que las relaciones laborales en Uruguay y el funcionamiento de la negociación colectiva son para muchos un ejemplo que se toma en cuenta todo el tiempo».
 
Sobre los contenidos de esta edición de la máxima cumbre mundial del trabajo expresó que se dio «lo mismo de cada año: la discusión sobre cuáles serían los casos que tendrían que ser juzgados por la OIT por incumplimiento de sus normas». Se refirió concretamente a la lista de 24 situaciones que se confecciona entre trabajadores y empleadores para su discusión en la asamblea. En ella «logramos incluir el caso de Paraguay por las situaciones de trabajo forzoso que se dan en la zona del Chaco. Sobre este tema hicimos una intervención en la que fuimos bastante duros y enfáticos en destacar la ausencia del gobierno, y en particular la del Ministerio de Trabajo para esclarecer esta situación», destacó.
 
Luego aludió a «los casos que están siempre presentes», aquellos que, lamentablemente, son una constante de la situación de la producción y del trabajo a nivel mundial —como Bangladesh, Catar y otros países—, donde las denuncias sobre trabajo forzoso son muy graves y los testimonios desgarradores.
 
También se refirió a «un tema transversal que viene creciendo en importancia por sus consecuencias nivel planetario, el de las migraciones». Al respecto señaló: «El año pasado fue parte de la discusión general y este año ya inició sobre él su trabajo una comisión especial». En ella «los trabajadores aspiramos a otro tipo de recomendaciones que, más allá de los convenios que la OIT tiene sobre la reglamentación de los derechos de los migrantes y su libre circulación, los gobiernos tengan en cuenta a la hora de generar alternativas complementarias entre los Estados, porque  ningún Estado por si solo va a poder enfrentar el problema ni mucho menos ofrecer soluciones».
 
A su criterio, este es «un tema que tienen que encarar complementariamente los organismos multilaterales —la OIT es uno, claramente—, creando corredores humanitarios que le permitan desplazarse a la gente porque, después de todo, el grueso de quienes estamos hablando abandona su tierra y sus afectos corridos por la guerra, la muerte y en muchos casos el hambre».
 
También aludió Gambera a un problema de base, que desde hace ya cuatro años «tiene de trasfondo una discusión que no parece tener solución: la de los empresarios que dicen que el derecho de huelga no existe a título expreso en ninguna norma de la OIT, mientras los trabajadores evidencian su presencia desde la Declaración de Filadelfia, uno de los pilares de la libertad sindical. Este diferendo no parece tener solución porque ninguna de las dos partes cedemos posiciones. Y esto es también algo que pauta la discusión general sobre la OIT y sus funciones en estos últimos tiempos», concluyó.