Bancos públicos fuertes para salir de la crisis

Tiempo de lectura
3 minutos
Leido hasta ahora

Bancos públicos fuertes para salir de la crisis

Publicado en:

El viernes pasado nuestro presidente Elbio Monegal participó en el Foro Social Mundial y se refirió a la situación de los bancos públicos en nuestro país.

A través de la Alianza Latinoamericana en Defensa de las Bancas Publicas, el Foro Social Mundial defiende el importante papel de los bancos oficiales en la región. Este viernes y bajo ese enfoque se desarrolló el encuentro virtual «El papel de los bancos públicos pos-covid-19» 

Nuestro presidente Elbio Monegal expuso en este foro y lamentó que los bancos oficiales no estén hoy cumpliendo el rol contracíclico que deberían. Al respecto sostuvo: «En una situación de pandemia, los bancos públicos deberían jugar un papel mucho más importante aún, porque deberían ser transmisores de las políticas sociales que los gobiernos implanten».                                                                                                             

Por el contrario, «el Gobierno se ha negado constantemente a la creación de una renta básica que ha sido reclamada por el movimiento sindical, por nuestro PIT-CNT, para aquellas personas que están en la informalidad o en situaciones complejas porque no han sido amparadas por el seguro de desempleo y cuyas actividades han mermado muchísimo». Estos uruguayos, «no tienen la posibilidad de un sustento real y con esa renta básica podrían por lo menos subsistir. Esto ha sido negado», afirmó. 

Para Monegal la negativa de esta ayuda no es un hecho aislado. Por el contrario, entendió que forma parte de una política de más amplio alcance, porque «lejos de tratar de colaborar a una salida para aquellos sectores más sensibles de la sociedad, los que lo están pasando peor,  ahonda más esta crisis aumentando las tarifas públicas y el costo de los combustibles. Entonces, si bien es importante tener bancos públicos, importa que tengamos gobiernos con la sensibilidad necesaria para poder canalizar a través de esos bancos públicos las políticas sociales adecuadas».

Posteriormente nuestro presidente se extendió sobre el caso reciente de las vacunas contra la covid-19: «Tenemos un Gobierno con poca sensibilidad pública; de hecho nos miente todos los días con relación a la llegada de vacunas, nos dice que cerró acuerdos con distintos laboratorios y después nos terminamos enterando por esos laboratorios  que no hay acuerdos cerrados, jugando con la salud de la gente. Somos el país que viene más retrasado en el tema vacunación y este es un ejemplo de lo que nos pasa a los uruguayos», sentenció. 

Frente a este conjunto de medidas antipopulares adoptadas por el Gobierno Monegal enfatizó que la forma de reactivar la economía es «tratando de apoyar a los pequeños productores, a los pequeños comerciantes, a las unipersonales, a la gente que realmente necesita, ofreciéndoles créditos de consumo a tasas blandas para que puedan gastar y así volver a reactivar la economía. […] Así sería en el marco teórico, pero sabemos en Uruguay que esto es lo que no va a pasar como fruto de las características de nuestro Gobierno, absolutamente neoliberal». 

Y como ejemplo de este pronóstico relató que AEBU libró un conflicto durante varios meses porque «a los bancos públicos uruguayos el gobierno les ha prohibido tomar personal. Y en este 2021, por cada tres personas que se jubilaron en 2020, solamente va a ingresar una. Esto va en contra del buen accionar de los bancos públicos y favorece a la banca extranjera, teniendo en cuenta —y es bueno que los compañeros de América lo sepan— que en Uruguay no existe banca privada nacional; toda la banca es extranjera salvo los cuatro bancos públicos». 

Tras esta descripción de la realidad abundó  sobre su carácter sistémico con nuevos ejemplos: «No para ahí el desmantelamiento del Estado, es algo que el Gobierno se ha puesto como objetivo: hacer  competir a las empresas públicas». Y como muestra citó el caso de Ancel: «A la empresa uruguaya de telefonía, en su parte de telefonía digital la hacen competir con gigantes como Movistar o Claro en detrimento de la empresa nacional». 

Tras esta contundente argumentación concluyó: «Seguimos reivindicando la necesidad de tener bancos públicos fuertes que nos ayuden a salir de esta crisis que es tremenda en lo que tiene que ver con la pérdida de puestos de trabajo, la pérdida de la generación de empleo, la pérdida de salario de muchos trabajadores, pero para eso necesitamos que el Gobierno elabore políticas que, evidentemente, no va a generar por su perfil neoliberal».