Ante una seguridad social agredida

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Ante una seguridad social agredida

Publicado en:

En una extensa intervención el presidente de AEBU Elbio Monegal recorrió en la AND los temas que dan contexto a la reforma de la seguridad social, en la que se pretende incluir a la Caja Bancaria.

En primer término se refirió a la contracción de la economía provocada por el Gobierno que asumió en marzo pasado y a los recortes presupuestales impuestos. Al respecto sostuvo: «El gasto que pretende achicar el Gobierno es el que generan el empleo y las condiciones sanitarias dignas, el que da recursos a la educación pública». Ya entrado en el tema de la seguridad social señaló que cuando se habla desde el Gobierno de la reforma de la seguridad social «nada se dice de la Caja Militar; el argumento [que se maneja] es que, en realidad no es una caja porque no hay aportes, porque es un servicio de retiro para los militares. Y, de no modificarse esta situación de la Caja Militar, no se va a mover la aguja [del déficit fiscal], salvo que pretendan llevarnos a los trabajadores y a los jubilados de este país a condiciones absolutamente inaceptables». Por ello entendió que en esta situación en que «nadie le pone el cascabel al gato, esos 500 millones de dólares que cuesta la Caja Militar —que en realidad es un servicio de retiro— deberían estar dentro del presupuesto del Ministerio de Defensa». En una profundización de este razonamiento agregó: «Si sumamos el presupuesto de Defensa más los 500 millones de dólares que cuesta la seguridad social de estos buenos señores, nos encontraremos con que estamos en un país en guerra, donde se privilegia la defensa por encima de la educación, de la salud pública y de otros servicios básicos que la sociedad necesita. Esta es la realidad que tenemos que enfrentar y no lo vamos a hacer solos, lo vamos a hacer con el resto del movimiento sindical y del movimiento popular con la Intersocial».  

Tras detallar el marco en que se presenta esta reforma entendió «fundamental que en esta etapa --que sin duda es muy complicada, y va a ser más complicada aún—tengamos una respuesta unitaria buscando los acuerdos necesarios con todos los actores para dar la pelea juntos». 

Más adelante se refirió a «algunos anuncios bastante preocupantes» hechos por el doctor Rodolfo Saldain, presidente de la comisión especial dedicada a estudiar y proponer el articulado de la reforma y que ha hablado de un nuevo «régimen común» que llevaría a la desaparición de las cajas paraestatales Bancaria, Notarial y de Profesionales, pero sin mencionar un dato importante: «nada se dice de la Militar». 

En busca de una razón profunda detrás de este proyecto unificador, Monegal se preguntó a quién favorece la eliminación de estas cajas y que juntas todas confluyan en un régimen general: «¿No será que el capital extranjero, las AFAP, están muy interesadas en llevarse el botín que representa el aporte de los trabajadores del sistema financiero, de los escribanos y de los profesionales?»  

Tras esta mención a las AFAP avanzó en el costado sindical de estas empresas y reconoció: «Este sindicato, como pasa siempre en la vida, maneja contradicciones. Por un lado estamos en contra de las AFAP, y no estamos en contra solamente porque es un sistema que nos parece malo. Es que es malo porque ha quedado empíricamente demostrado. De hecho, el modelo tomado como panacea, que es el chileno, hoy está absolutamente cuestionado. Ese modelo se transmitió a la región como la salvación del sistema previsional. En Argentina, durante el gobierno del doctor Néstor Kirchner se derogaron las AFJP; no existen más. En Chile, la principal movilización después de la reforma de la Constitución de la República tiene que ver con [la consigna] 'No más AFP'. E increíblemente, es un bancario —el secretario general de Sesteba,  conocido por todos nosotros, el compañero Luis Messina— quien encabeza esa movilización. En Chile se jubilan con 200 dólares por mes y eso no lo queremos».

Pero por otro lado, agregó Monegal, «tenemos que administrar algunas contradicciones internas, porque no queremos el régimen de las AFAP  pero tenemos compañeros de las AFAP afiliados a nuestro sindicato. Son parte integral de él y AEBU va a defender los puestos de trabajo de esos compañeros con AFAP, sin AFAP o como sea. Porque nosotros asumimos la responsabilidad de representarlos y no vamos a dejar, como no dejamos nunca, a un compañero en dificultades».