Gestión de Gustavo Weare en Caja Bancaria marcó un camino

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Gestión de Gustavo Weare en Caja Bancaria marcó un camino

Publicado en:

Tras un muy destacado desempeño, siempre sustentado en un sólido trabajo de equipo, se retiró de la presidencia de Caja Bancaria nuestro compañero Gustavo Weare.

Gustavo Weare cumplió un fructífero ciclo en Caja Bancaria y abandonó su cargo de presidente el pasado jueves, para dejar en manos del gobierno la designación de su sucesor. En sus palabras de despedida para la delegación sindical en la Caja y dirigentes de AEBU que acudieron a saludarlo en la ocasión, Weare dio muestras de su conocida humanidad y modestia. «Recibí muchísimo más de lo que puedo haber dado. Aquí aprendí, recibí valores y realmente sentí que estaba en una comunidad de trabajo, y creo que en este último período pudimos demostrarlo a cabalidad. Soy consciente de que no todas fueron rosas, de que en roles distintos y en funciones distintas tuvimos diferencias y las procesamos. Por tanto agradezco las coincidencias, pero también las discrepancias porque en las discrepancias es de donde a veces encontramos el mejor camino para mejorar». Afirmó retirarse «muy contento, sin ningún rencor, con mucho aprecio y con recuerdos buenos de toda esta etapa. Recuerdos reconfortantes de haber podido vivir los procesos que vivimos». 

Más adelante destacó la labor del equipo que inicialmente integró y luego pasó a conducir. Se manifestó «convencido de que no hay individualidades, todos nosotros somos el trazo grueso de un pincel que tiene mil fibras y esas fibras somos todos los que estamos aquí. Nos construimos a partir de lo que vamos recibiendo. Yo tuve la suerte de siempre estar con gente mejor que yo y eso me permitió crecer. Tengo acá compañeros que han sido y son para mí referentes, algunos responsables de lo bueno (no los voy a responsabilizar de lo malo), compañeros gomo Gustavo Pérez, como Julio Pose, como Rolli Giraldi, y otros como Elbio [Monegal], Martín [Erniaga], el Manso [Gambera], Andrea [Moreni] de nuestra AEBU, que fueron quienes nos trajeron acá y que confiaron en nosotros. Y cuando llegamos, había un grupo de gente que nos enseñó que había que estudiar, que había que seguir trabajando, que esto no era un pasatiempo; que era venir, comprometerse y tratar de estudiar y de aprender». 

Sobre esta base destacó «la suerte de tener cerca a gente que fue un ejemplo muy importante para encarar mi tarea y por eso hoy, al final de esta etapa, me siento tranquilo de que lo que se pudo se hizo. Erramos en mucho, seguramente, pero intentamos construir y digo intentamos porque no creo en las individualidades: uno solo es una hoja al viento. Somos este conjunto». 

El presidente saliente se manifestó optimista sobre los próximos años de Caja Bancaria: «Estamos atravesando y vamos a atravesar momentos difíciles, pero la Caja tiene futuro y tenemos que pelear con inteligencia y construir, como lo hicimos en el 2008, esta nueva etapa que vamos a atravesar. Y no tengo dudas de que lo vamos a hacer». 

Más adelante se refirió a lo delicado y sensible del bien por él manejado durante más de un quinquenio: «Les pido atrevidamente que mantengan la visión de que nuestra actividad es administrar y gestionar un derecho humano fundamental del cual se sirven las personas. Un bien al que se recurre ante dificultades de salud o materiales o al fin de la vida laboral. Nos dicen muchas veces que somos privilegiados y hay una cosa que sí es cierta: somos privilegiados porque trabajamos en un trabajo que tiene un sentir y un hacer profundamente solidario porque es atender a los demás. Brindar cobertura de seguridad social a la gente: ese es nuestro gran privilegio y el gran objetivo que no podemos perder». 

Finalmente llamó a quienes continúen su tarea a «no tener miedo de repensar todas las formas en que se trabaja en la Caja», pero los llamó a pensar en que «no va  haber crecimiento personal, no va a haber desarrollo, si eso no se transforma en una mejor gestión para la gente».