Con los deberes bien hechos se retiró Quique Piazza

Tiempo de lectura
1 minuto
Leido hasta ahora

Con los deberes bien hechos se retiró Quique Piazza

Publicado en:

Al momento de finalizar su extensa carrera laboral en AEBU, Enrique Piazza fue despedido ayer por sus compañeros de trabajo.

Se jubila Quique Piazza y dos hondas huellas han quedado impresas, una de ellas en el sindicato que disfrutó de su creatividad, de su esfuerzo y don de gentes, y otra en el propio Quique por la marca que deja el colectivo multifacético de AEBU en todos quienes lo habitan.

Un buen testimonio de esta pertenencia es la carta de despedida en la cual Quique, con la emotividad que lo caracteriza, recorre toda su trayectoria laboral, marca algunos hitos y cita a las personas que lo introdujeron y guiaron en sus inicios en AEBU. A través de ella conocemos al «hada madrina» que lo condujo y a «los grandes entre los grandes» compañeros que ha tenido en el sindicato y nunca olvidará.

Narró su pasaje por el Sector Deportivo —hoy Club Deportivo— concluido cuando ocupaba su dirección, y el pasaje a la conducción del Parque Vacacional Piriápolis que desembocaría luego en la toma de responsabilidad sobre toda el Área Vacacional de AEBU. Recordó también el dolor más grande de su vida y cómo el cariño de sus compañeros de trabajo lo rodeó y ayudó a sobrellevarlo. 

A este compañero de corazón abierto el sindicato le agradece su enorme aporte y también el regalo simbólico que trajo al momento de despedirse: un ceibo, que en el idioma gallego significa libre y crecerá en adelante en nuestra sede. Y así «con un gran abrazo del alma» se despidió Enrique Quique Piazza. Pero decir adiós no es dirse.

Archivos complementarios: