Política de recortes salariales incluye al sector financiero privado

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Política de recortes salariales incluye al sector financiero privado

Publicado en:

En este mes de julio podría no haber aumento y en enero y julio de 2021 existe la posibilidad de degradarse nuevamente el poder adquisitivo de los salarios del sector financiero privado.  

Al hacer un resumen de la primera reunión del consejo de salarios del Grupo 14, el presidente del Consejo del Sector Financiero Privado, José Iglesias, expresó a Camacuá y Reconquista que la pauta del gobierno —en principio apoyada por las patronales— es insuficiente porque no logra mantener el salario real de los trabajadores. 

El dirigente sostuvo: «En AEBU, como históricamente lo ha entendido el movimiento sindical, no reconocemos las caídas de salario como una solución al problema del empleo». Por ello entendió que «plantear una rebaja salarial, lo que va a traer es una caída en el empleo porque el comercio, a mediano plazo, no va a tener la misma demanda» que antes del COVID-19. Para fundamentar esta posición recurrió a los números del Gobierno: «De los 200 mil trabajadores que están en el seguro de desempleo, el 40 % corresponde a los sectores del comercio, restaurantes y hoteles que dependen básicamente de la demanda interna. Ahora van a depender más todavía dado el cierre del tránsito de personas entre países».

Por ello AEBU planteó en el consejo de salarios «abrir los subgrupos dentro del Grupo 14 como históricamente se ha hecho. Esto significa mayor flexibilidad para negociar, porque tenemos distintos subgrupos y distintas realidades. Entendemos que en el sector financiero privado hay subsectores, grupos, empresas, que no han tenido caídas importantes ni en la actividad ni en las ganancias en términos reales, y por tanto es posible plantearnos el mantenimiento del salario real», entendió Iglesias.

La pauta salarial del gobierno anterior preveía adelantos sobre la inflación futura, cosa que no está planteada en la pauta actual, razón por lo cual «el aumento al 1 de julio es de 0 %», dijo gráficamente el dirigente. Tras este primer impacto vendrán otros: el aumento propuesto para el 1 de enero de 2021 es del 3 % y no cubrirá la inflación pasada que habrá en ese momento. «Si entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2020 la inflación supera el 3 % no vamos a estar cubiertos por este aumento. Es más, enero es un mes de inflación tradicionalmente alta, generalmente del 2 % para arriba. Por lo tanto, seguramente cuando se cobre ese 3 % ya la mayor parte va a quedar licuada en el primer mes». 

Pero lo más importante está al final de la historia: «Al 30 de junio de 2021 lo que se plantea es aplicar un correctivo que implica, por un lado, considerar la inflación de todo este año móvil (1 de julio de 2020 a 30 de junio de 2021); a esto restarle el 3 % que adelantaron el 1 de enero, y restar además toda la caída del producto bruto interno de 2020. Lógicamente no tenemos el guarismo, pero sabemos que la CEPAL pronostica una caída del 5 %», indicó el presidente del Consejo del Sector Financiero Privado.   

Ante esta propuesta tan negativa, AEBU consideró insuficientes los lineamientos del Poder Ejecutivo y la negociación ingresó a cuarto intermedio hasta el 6 de agosto.


Escuchar la noticia en Radio Camacuá