El mensaje de nuestro presidente

Tiempo de lectura
3 minutos
Leido hasta ahora

El mensaje de nuestro presidente

Publicado en:

AEBU cumple con su historia y en este momento está a la altura de las circunstancias, solidario puertas adentro y hacia afuera.

La vida continúa en nuestra sede a pesar del cumplimiento riguroso del alejamiento entre las personas. Es escaso el tránsito de compañeros y este solo se limita a lo más imprescindible, como en el caso del funcionamiento de las ollas solidarias. Pero en conjunto la actividad sindical, si bien es menos presencial, gracias a las redes y los chats no solamente se ha sostenido sino que se encuentra en un punto elevado.

Este concepto se encuentra en el centro del mensaje que hace unas horas dedicó a todos los afiliados el presidente de AEBU, Elbio Monegal. Inicialmente se refirió a los servicios del sindicato que permanecen inactivos y enumeró al Jardín y Extensión Escolar, el Club Deportivo, el Centro Vacacional Piriápolis y el Complejo AEBU Daymán Juanjo Ramos. Empero, afirmó: «Los dos sectores, tanto el oficial como el privado, siguen trabajando. El privado con una recarga en el trabajo, si se tiene en cuenta que hay una cantidad de empresas que están enviando a trabajadores al seguro de paro, como producto de la coyuntura actual. Eso obliga a que nuestros compañeros del Consejo del Sector Financiero Privado tengan que negociar con las empresas para que esta crisis nos afecte lo menos posible. Por lo tanto, la actividad sindical, la actividad gremial propiamente dicha sigue funcionando normalmente. Hay compañeros que trabajan a distancia y otros lo tienen que hacer en forma presencial, no hay más remedio, y en esto quiero agradecer a los militantes, a los compañeros dirigentes que siguen yendo todos los días al sindicato a dar una mano».  

Tras esta referencia ingresó a la situación particular que requiere de la solidaridad de la población en general. «En ese sentido ustedes saben que AEBU y el movimiento sindical son parte esencial de lo que es una campaña solidaria. Es la historia misma la que nos impone estar a la altura de las circunstancias en un momento tan crítico, tratando de ayudar a aquellos trabajadores uruguayos que ahora están pasando por un momento complejo y difícil». 

Esta acción tuvo dos caras: «Empezamos con la solidaridad puertas adentro, y tenemos que comentarles que en estas semanas se están distribuyendo las primeras canastas para aquellos trabajadores del sistema financiero afiliados a AEBU, quienes están yendo al seguro de paro. Esta semana se empieza a instrumentar por parte del Consejo del Sector Financiero Privado su distribución y la forma en que se van a confeccionar. Vamos seguir entregando canastas hasta lograr llegar a todos. Nos pareció importante hacerlo, y en ese sentido la decisión del Consejo del Sector Financiero Privado creemos que fue acertada. Por supuesto, el Consejo Central la aprobó inmediatamente porque nos pareció imprescindible que AEBU apoye a estos trabajadores en momentos tan complejos». 

Pero AEBU trabajó también en otro frente y hacia la sociedad. Buena parte del mensaje de Monegal estuvo dedicado a la solidaridad «de puertas afuera», ya sea en la dada de manera individual, como en la acción conjunta con otros sindicatos para poner contenido a las ollas de Ciudad Vieja. Sobre la base de sus instalaciones y con los cocineros de su cantina, AEBU formó una alianza con la FUM, AFUTU, Fuecys, SUTEL, Fancap, judiciales y portuarios a la que nuestro presidente entregó palabras de elogio por los miles de platos de comida elaborados y distribuidos. También destacó la solidaridad de los trabajadores del banco Itaú y la de los de OCA a través de fondos que administran sus comisiones representativas. A ellos se unieron los funcionarios de AEBU, con «el gesto sumamente generoso de aportar —de los sueldos de marzo y abril— un 1 % de su salario para poder sustentar la entrega de bandejas que hace AEBU». 

Y como el «mundo AEBU» abarca mucho más que a los trabajadores del sistema financiero también están haciendo su aporte los compañeros de AEBU Handball y de AEBU Fútbol Universitario «colaborando con la entrega de alimentos para canalizarlos a través del sindicato y llevarlos a las ollas populares». Tras esta enumeración de aportes Monegal se refirió al soporte que los compañeros trabajadores del fideicomiso del Mercado Agrícola (MAM) están dando a la olla solidaria que allí funciona.   

A final de su mensaje llegó una inevitable reflexión política: «Esta crisis también genera cuestiones que uno tiene que poner en el debate de ideas con relación a lo que está pasando. No solo en la campaña electoral sino también anteriormente, asistimos a ataques permanentes al Estado desde el movimiento Un Solo Uruguay, sobre la situación del Estado, el peso del Estado; que el Estado era muy caro, que era ineficiente… Y sin embargo hoy es el Estado quien viene subsidiando a algunos de esos sectores que lo cuestionaron. 

Queremos que se discuta seriamente, con argumentos, qué Estado realmente queremos. En cuanto a que sea más eficiente, nadie en el país va a decir que no. Ahora, un Estado más chico para los demás y cuando me toca a mí 'el Estado me tiene que subvencionar', me parece una falsa discusión. Por lo tanto, ante esto que seguramente después de la crisis va a volver: que el Estado es pesado, que es caro… toda esa permanente cantinela que escuchamos, es bueno que sepamos que hoy el Estado está respondiendo a toda la necesidad que tienen los uruguayos».