Solo habrá recuperación económica con mantenimiento del empleo

Tiempo de lectura
5 minutos
Leido hasta ahora

Solo habrá recuperación económica con mantenimiento del empleo

Publicado en:

Entrevista a José Iglesias, presidente del Consejo del Sector Financiero Privado de AEBU.

PORTAL AEBU —¿En qué se diferencia esta crisis del coronavirus de otras crisis en el Uruguay?

JOSÉ IGLESIAS — Es siempre importante caracterizar la situación en relación con el mercado de trabajo, la economía y la actividad sindical. Estamos viviendo un momento particular. No es esta una crisis típica del ciclo de negocios, es una situación que se da a partir de la circulación del COVID-19, que ha llevado a los gobiernos del mundo a adoptar medidas sanitarias de cuarentena y de distanciamiento social. A partir de esas medidas se produce inevitablemente una declinación muy importante de la actividad económica. 

Independientemente de las medidas sanitarias que no nos corresponde evaluar, está claro que a partir del 13 de marzo, día en que se detectaron los primeros casos de COVID-19 en Uruguay y de comienzo de las medidas de confinamiento (en particular las que tienen que ver con la suspensión de las clases), la actividad económica empezó a caer y lo hizo en una pendiente muy aguda. La circulación de las personas rápidamente bajó, sobre todo en las ciudades y en particular en Montevideo, y esto afectó al transporte, al comercio y al conjunto de los servicios. 

Esto tuvo una repercusión muy fuerte en el mercado de trabajo y comenzaron los envíos al seguro de desempleo en los sectores afectados. Al día de hoy hay más de 120 mil solicitudes al seguro de desempleo, la mayoría de ellas con la causal de suspensión. El seguro de desempleo creado recientemente —llamado flexible porque permite que el trabajador mensual continúe trabajando una menor carga horaria o diaria, y que hemos utilizado como herramienta en varios acuerdos colectivos— ha ido aumentando en los números globales con el pasar de los días.

PA —¿Qué ha hecho el sindicato con respecto a los envíos al seguro de paro? 

JI —Muchos de los envíos al seguro de desempleo son realizados en un marco de negociación colectiva a instancias de los sindicatos. Este es el caso de AEBU. Y es un punto a resaltar en el marco de la situación general. La caída de la actividad ha sido muy profunda, sobre todo en el comercio y los servicios desde el 13 de marzo. El accionar del sindicato en el sector privado ha sido permanente en todas las empresas del sector, y en aquellas donde se han solicitado pasajes al seguro de desempleo el trámite se ha realizado dentro del marco de la negociación colectiva. 

PA —¿Qué actividades del sistema financiero privado se han visto afectadas por la baja de la actividad comercial?

JI —Las administradoras de crédito están fuertemente relacionadas a la actividad comercial y al crédito al consumo, y las transportadoras a la circulación del efectivo, lo que a su vez también está vinculado con la actividad comercial. Por ello, en algunos casos se nos ha planteado el envío de trabajadores al seguro de desempleo. Ante este planteamiento, considerando los tiempos y los perjuicios económicos, hemos propuesto que, antes del pasaje al seguro, los trabajadores tomen su licencia reglamentaria, y que, en caso de pasar compañeros al seguro de desempleo, esto se haga primero por el sistema flexible, que permite continuar en el trabajo. Por otro lado, que los seguros sean rotativos de manera de distribuir la carga de la caída de la actividad entre todos, y de que no se discrimine a nuestros compañeros afiliados al sindicato. Por último, buscamos los caminos que afecten lo menos posible los ingresos de los compañeros. 

PA —¿Qué amparo está brindando el sindicato a los trabajadores en esta situación?

JI —El Consejo del Sector Financiero Privado ha dispuesto que aquellos compañeros que en el marco de la negociación pasen al seguro de desempleo reciban como aporte solidario del sindicato una canasta compuesta por dos rubros básicos: alimentos y artículos de limpieza, para atender a la emergencia sanitaria que estamos viviendo. Este es un apoyo solidario del conjunto de nuestra organización sustentado con la contribución que históricamente los compañeros han hecho a través de sus cuotas. Es lo que permite extender los brazos solidarios del sindicato hacia los afiliados con mayores dificultades, en medio de esta crisis. 

PA —¿En qué otra dirección AEBU ha orientado su trabajo solidario?

JI —Como decíamos, las medidas de emergencia sanitaria han significado una caída muy pronunciada en la actividad económica, sobre todo en los sectores de servicios. Pero también han incidido en los pequeños y medianos comerciantes que dependen de la actividad diaria de las personas y en aquellos que "hacen la diaria", que salen todos los días, y a través de un trabajo con niveles de formalidad muy bajos  logran parar la olla, día a día. Estos trabajadores y trabajadoras de nuestro país son los que primero han sufrido la caída en la actividad, porque no tienen ningún tipo de refugio, ningún subsidio que les permita superar la situación. Por ello los brazos del sindicato se han extendido y han llegado a muchos lugares en los que fue necesario armar ollas solidarias. En esto AEBU ha tenido una participación muy importante. A través de su cocina, se generan bandejas para poder dar comida en los barrios más afectados por la crisis, se ha instalado una olla solidaria en Camacuá y Reconquista para Ciudad Vieja. Por otro lado hemos apoyado a la olla solidaria del Mercado Agrícola, que brinda ayuda a su zona muy afectada por la crisis. Participan en este esfuerzo los trabajadores del fideicomiso del Mercado Agrícola que son afiliados a AEBU. Son compañeros del sector privado que se han puesto este tema al hombro y AEBU les ha dado su apoyo solidario.

PA —¿Consideras que este sector que vive en la informalidad está suficientemente contemplado por las medidas de ayuda implementadas por el gobierno?

JI —No, claramente es insuficiente. La respuesta de la sociedad armando ollas solidarias es  muestra de ello. En el marco de la caída de la actividad, el Estado ha dispuesto medidas excepcionales dirigidas a los sectores más afectados y con menos recursos. Pero sabemos que hay una parte importante de la población que debe ser atendida por el Estado, debido a su vulnerabilidad.

Ya vivimos situaciones similares. Es importante evitar que la pobreza aumente. Para esto es necesario que se actúe a tiempo y con la proporcionalidad necesaria. Nosotros reclamamos al Estado uruguayo —este Estado que ha tenido un papel fundamental a lo largo de la historia— que apoye y dé alivio a quienes en esta hora lo requieren con urgencia. Que el Estado uruguayo llegue a todos los sectores que se ven desprotegidos ante la crisis. 

Y recalco dos características de este alivio: la primera es que tiene que llegar en el momento indicado y el momento es ahora, no es dentro de dos años. Dentro de dos años veremos las secuelas que nos dejará la situación de crisis si es que hoy no logramos actuar como sociedad uruguaya, a través del Estado. La segunda, es que el alivio tiene que ser en grado y  proporcionalidad con la situación que estamos viviendo. Por eso es importante hacer este reclamo por un lado y por otro lado valorar todo lo que la sociedad uruguaya está haciendo, todo lo que están haciendo los movimientos sociales, todo lo que está haciendo el PIT-CNT, todo lo que se está haciendo a partir de nuestro querido sindicato. 

Por otra parte, hoy en Uruguay hay más de 120 mil trabajadores con solicitudes de pasaje al seguro de paro. Nosotros entendemos que debe haber medidas del Estado que vayan en un doble sentido. En primer lugar el de preservar el empleo, preservar el vínculo laboral entre trabajadores y empresas. Esto es fundamental. La crisis la caracterizábamos como originada en medidas sanitarias y que puede tener un carácter transitorio. Para que esto último suceda es fundamental preservar los tejidos de la economía y la sociedad. Una parte sustancial de ese tejido es el empleo de los uruguayos. Por eso es imprescindible que haya medidas de parte del Estado para que las empresas continúen abiertas y mantengan los niveles de empleo. Y por ello también tendría que haber medidas de alivio para las empresas, pero que vayan atadas al mantenimiento del empleo, porque este requisito será fundamental para lograr la recuperación económica. 

Y en segundo lugar medidas generales que mejoren el seguro de desempleo, con mayores plazos y porcentajes. Mejorar el seguro de desempleo es hoy una necesidad para sostener el vínculo laboral y el ingreso de los trabajadores. Estamos frente a una situación transitoria mientras podamos mantener los tejidos de la economía y la sociedad en condiciones. Sabemos que parcialmente se ha detenido el círculo de la economía, que ha dejado de haber tránsito a través los tejidos de la economía y la sociedad. Sabemos que hay necesidad de apoyo económico, porque ese apoyo es el que nos permitirá recuperarnos como sociedad.