A los 99 años Raúl Varela sueña y da pelea

Tiempo de lectura
3 minutos
Leido hasta ahora

A los 99 años Raúl Varela sueña y da pelea

Fecha
Publicado en:

El presidente del PIT-CNT volvió por unas horas a las fuentes de la experiencia sindical en un encuentro con el doctor Raúl Varela junto a dirigentes de AEBU.

Dr. Raúl Varela junto a Fernando Pereira y dirigentes sindicales, en homenaje de AEBU por sus 90 años | Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS (Archivo, 2011)
Dr. Raúl Varela junto a Fernando Pereira y dirigentes sindicales, en homenaje de AEBU por sus 90 años | Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS (Archivo, 2011)

Un importante número de dirigentes sindicales visitaba habitualmente a José Pepe D’Elía tras su  retiro. Iban a hablar con el maestro, con el mentor. Algo similar le sucede al doctor Raúl Varela, quien a sus 99 años tiene todavía mucho que transmitir a los jóvenes sindicalistas.

Hace escasos días, nuestro expresidente y el hombre de la CNT durante muchos años en las conferencias de la OIT, recibió en su casa al presidente del PIT-CNT Fernando Pereira y a dos compañeros de AEBU.

A pesar de sus diferentes edades mantuvieron una sintonía en la caracterización del momento histórico que vive el Uruguay y en la dirección a seguir por el movimiento de los trabajadores organizados.

Al cabo de este encuentro extenso y germinal Fernando Pereira regresó a su casa y se sentó a escribir unas líneas para transmitir la emoción de su intercambio con uno de «los imprescindibles». Portal AEBU las comparte hoy con sus lectores.
 

Raúl Varela, 99 años, siempre militando por los trabajadores

«Hoy tuve el placer de visitar a Don Raúl Varela, acompañado de Andrea Moreni y Roli Giraldi, ambos miembros de AEBU.

Raúl fue uno de los responsables de la sala de abogados desde la construcción del PIT hasta el año 2003, si mal no recuerdo. Una coordinación que hacía con el doctor Osvaldo Mantero y que reunía a múltiples abogados y abogadas de los sindicatos.

Hoy él recordaba que en épocas difíciles se ofreció al doctor Caggiani para contribuir al fortalecimiento de los sindicatos. Caggiani le entregó un material parecido a un manual sobre la OIT que todavía conserva (organismo que nadie mencionaba por ese tiempo). De tanto estudiar e interesarse por el tema, los dirigentes sindicales fueron consultándolo hasta que se transformó en una de las principales referencias del movimiento sindical sin proponérselo.

A sus 99 años recuerda que llegaba a su casa desde su sindicato bancario y a esa hora escribía los informes para la central; en particular recordaba uno que hizo en los primeros años de los 90, en el que anunciaba lo regresivas que iban a ser las medidas propuestas por Luis Lacalle Herrera, y vaya si tenía razón.

Con la misma pasión y calma que en los años 90 nos planteaba sus inquietudes, nos manifestó su felicidad de que yo continuara dentro del PIT-CNT, y expuso sus puntos de vista sobre el futuro gobierno. Lo siente fuertemente tensionado por distintos sectores empresariales que promueven la contención del gasto y el achicamiento del Estado, un dólar más caro y unas tarifas más baratas, y [piensa] que todas estas políticas en una batidora nos podrían generar dificultades a los trabajadores y tendríamos que responder con inteligencia.

Sigue la actividad de AEBU y del PIT -CNT día a día, pero también da  seguimiento a la política internacional, particularmente a lo que está pasando en América Latina y evidencia sus profundas preocupaciones.

Un largo rato nos comentó sobre su primer trabajo bancario, [contó] las iniciativas que había tenido, su participación en AEBU donde llegó a ser presidente y responsable del área jurídica.
En ese ínterin no perdió ni un solo momento en comentar su historia de amor que lo llevó a convivir con su esposa Bohème desde hace 72 años, y hoy —tanto tiempo después— se les veía de la mano, con gestos y miradas de amor, que yo no puedo describir pero que pude apreciar desde lo más profundo del alma.

A sus 99 años sigue soñando y peleando con sus herramientas por una sociedad de mejor calidad, y ahí me viene a la cabeza lo de los imprescindibles.

Habla con un enorme cariño de su amigo Pepe D’Elía quien lo apoyó desde el primer momento para conformar la sala de abogados (de la CNT), pero también lo recuerda de una manera muy significativa: aún en los momentos de mayores presiones y tensiones, él se expresaba manteniendo su opinión en forma serena y firme, y me lo trajo a la memoria de la forma más real y humana posible, lo que me llevó a admirarlo hasta ahora. 

También tuvo una frase intensa para recordarnos la inteligencia y potencia de Juanjo Ramos y de su compañero en la OIT, Lalo Fernández, sobre quienes alguien siempre te pregunta, por el nivel de conocimiento que tenían de la organización.

Se preocupó por la salud de Andrea y le reconoció el enorme aporte que había hecho por la recuperación de la memoria de AEBU, a través de la publicación sobre los 70 años del sindicato, así como el sustancial y silencioso aporte de Gustavo Weare.

Esta visita me consta que puso feliz a Don Raúl con quien militamos más de 15 años juntos, y siempre con un respeto y un cariño latente, pero realmente asistimos a una clase magistral de alguien que vivió su vida comprometida con los trabajadores y trabajadoras.

Cuántas anécdotas, cuántos libros que dan cuenta de lo estudioso que es, la máquina de escribir en su escritorio, con la cual escribió la totalidad de los informes, los cuadros de AEBU y del PIT-CNT en sus paredes recordando por dónde atravesó su vida.

En sus recuerdos estaban sus compañeros de la sala de abogados, Mantero, Bruni, Pomatta, Zapirain, Oiz, Barreto, y tantos otros, que los menciona con el cariño de siempre.

Realmente ha sido siempre un placer haber sido acompañado en una parte de mi trayectoria sindical por una persona tan valiosa y tan comprometida.

Salimos de su casa y caminamos dos cuadras los tres, conmovidos por tanta pasión, tanto amor, tantos compromisos y tantas esperanzas dentro de un cuerpo de 99 años y una cabeza brillante como la de siempre; sin duda una persona que admiro cada día que pasa.

Fernando Pereira