«La sociedad que queremos está representada acá dentro»  

Tiempo de lectura
1 minuto
Leido hasta ahora

«La sociedad que queremos está representada acá dentro»  

Publicado en:

Dos funcionarias de AEBU se retiraron hace pocas horas tras numerosos años de trabajo y en ambos casos, en la reunión de despedida, sus palabras fueron signos de íntima pertenencia al sindicato.

De extensa trayectoria a cargo de la biblioteca y como hija de un militante bancario, Mercedes Perera recordó que desde niña incorporó a su crecimiento emocional la importancia de un sindicato en la sociedad. En especial destacó las señas de AEBU: «solidario, de puertas abiertas, aportando a dar lo mejor».
 
Para ella, el sindicato es el ámbito «que nos permite desarrollarnos como trabajadores y ser creativos en nuestras tareas». En esta misma línea de razonamiento expresó su agradecimiento a todos los dirigentes pasados y actuales de AEBU, a quienes debe su aprendizaje de vida y el cariño recibido. También agradeció a los socios lectores de la biblioteca, con quienes mantenía un diálogo constante.
 
Silvia López —quien ingresó al sindicato como empleada de servicio, lampazo en mano— pasó por el vestuario femenino, atendió la centralita telefónica y más tarde, por concurso interno, llegó a la secretaría gremial, ubicación desde la que por propia decisión decidió renunciar, para emprender nuevas y desafiantes tareas.
 
Tras escuchar la lectura de una alegre y emotiva nota redactada por sus compañeras de trabajo, rescató a partir de ella los valores de la solidaridad y el cariño reinantes entre los trabajadores del sindicato, los mismos que eran perceptibles entre los asistentes a su reunión de despedida: «son los valores que aprendemos a lo largo de los años con nuestro trabajo aquí».
 
No del todo desprendida de la emoción que le produjo la lectura de la carta de sus compañeras, señaló «lo que significa esta casa para muchos de nosotros, lo que es nuestra vida, lo que somos, la solidaridad, los valores, lo que aprendemos a través de los años de trabajar juntos». Todo lo cual desemboca en «el ser humano que se genera en los servicios que el sindicato presta» a través de «la humanidad en el trabajo y en la lucha».
 
Destacó luego algo que se percibe en el microcosmos de AEBU: «La sociedad que queremos está representada acá dentro. Es una pequeña sociedad socialista donde todos comparten y viven una vida de valores. Es un gran acto de amor».
 
Así se despidió: «Es un honor haber trabajado acá, un honor haber vivido todo lo que viví».  El honor es nuestro, flaca.