AEBU pregunta a los candidatos

Tiempo de lectura
5 minutos
Leido hasta ahora

AEBU pregunta a los candidatos

Publicado en:

Poco o casi nada dicen los programas partidarios sobre el sistema financiero. Ante esta ambigüedad AEBU exhortó a los candidatos para que se definan antes de las urnas. 

Fernando Gambera, secretario general de AEBU y de Relaciones Internacionales del PIT-CNT planteó la interrogante que llevó al Consejo Central del sindicato a enviar una carta a los candidatos presidenciales: por qué razón en sus programas no se tocaban temas del sistema financiero, aunque se extendían sobre otros que sí terminan rozándolo. «Uno podría interpretar que todos entienden que en el sistema financiero de Uruguay no hay nada para mejorar, o que no hay por qué poner énfasis o destacar propuestas que se entiendan importantes porque el tema está en su mayor parte resuelto». 

Pero ¿y si todos no lo entendieran así? Ante esta hipótesis AEBU, consciente de que el sistema financiero está en mucho mejores condiciones que las que vivió el país en la crisis del 2002, se planteó hacer por carta esta pregunta pública y simultánea a los partidos políticos y a sus candidatos. 

¿Demasiada regulación financiera? 

Para Gambera, expresiones de candidatos y de asesores de los partidos tradicionales generaron algunas dudas que se sumaron al silencio programático: «Por ejemplo, un candidato, que si no me equivoco es Ernesto Talvi, dice que hay una exageración, una hiperinflación de controles del Banco Central; como que el sistema financiero está demasiado regulado». Estas son apreciaciones que están lejos de ser compartidas por AEBU. Por el contrario, «nosotros, desde dentro, estamos tratando de comprender, de trabajar científicamente para ir asumiendo un cambio radical en el sistema financiero, vinculado con el fenómeno de las fintech, de las aplicaciones y de todo lo que tiene que ver con el avance tecnológico que, en el sistema financiero —como en otras actividades de la vida humana— se viene desarrollando. Y en el mundo del trabajo en particular. Entonces nos llama la atención de que se hable de 'demasiada' regulación y no se diga cuáles de ellas se suprimirían». Tras esta referencia vaga a lo que «sobra», Gambera se refirió a lo que falta: «Tampoco se dice que, en todo caso, habría que plantearse si no falta regulación para mucha de la actividad que se está dando en ese nuevo escenario del sistema financiero, en todo lo relacionado con la tecnología». 

Pensamiento unidireccional

La postura del Partido Nacional también fue puesta bajo análisis por nuestro dirigente. En este caso se trató de una propuesta ya rechazada por la ciudadanía con ocasión de dos fallidas recolecciones de firmas. «En concreto se trata de eliminar la obligatoriedad establecida en la Ley de Inclusión Financiera. Una obligatoriedad que lo que intenta es garantizar el derecho de los trabajadores a elegir el sistema de pago de su sueldo que quiera, por dinero electrónico en un banco, y a asegurarle que ese banco esté obligado a recibirlo. Porque el que decide es el trabajador —ni el banco ni el patrón sino el trabajador— dónde va a cobrar su sueldo». 

Gambera añadió que con estos mismos argumentos se le ha preguntado a Azucena Arbeleche, entre otros, por qué derogar esa obligatoriedad: «Y cuando se les pregunta esto dicen ‘lo vamos a pensar’. Es como que muchas veces tienen pensadas cuestiones que les interesan a quienes tienen mucho poder, los bancos, las grandes empresas, ni hablar de las multinacionales. Cuando se les hace una repregunta y se les plantea cómo piensan garantizar derechos y cuestiones que involucran a la mayoría y a los más débiles, eso lo tienen que pensar, todavía no lo pensaron. Esto, para mí, desnuda proyectos de país que casi siempre tienen un sesgo hacia los menos, que son los poderosos, los evasores, y no se piensa en los más». 

¿Se apoya la evasión?

Sobre la eliminación de la facturación electrónica en pueblos y pequeñas ciudades, anunciada por el redactor del programa de Luis Lacalle Pou, el abogado Rodrigo  Ferrés, nuestro secretario general señaló que sería un retroceso, porque es necesario «controlar la actividad económica para que esta tenga su registración en favor de toda la población, porque esta es la garantía de que todos aportemos lo que tenemos que aportar para que se cumplan las metas del país. Entonces, como vengo diciendo: ¿Cuáles son las obligatoriedades de que hablan? Que lo expliciten y se nos diga de qué manera se nos va a seguir asegurando a los trabajadores que la decisión sobre dónde cobrar el sueldo va estar en ellos, no en el patrón ni en el banco», reclamó.

Cuidado con el corte grueso

Otro aspecto que sembró dudas en AEBU e impulsó la remisión de una carta a los candidatos presidenciales fue el de la eliminación de vacantes. «Unos y otros hablan de reducir cantidades siderales del presupuesto público y eso tiene que ver con cargos, con vacantes de trabajadores del Estado. Pero, en particular está involucrado en esos planteos al sistema financiero público, tanto al Banco de Seguros como al propio Central, y ni que hablar del Banco República. Este es el dueño de la mitad del mercado y pasó de ser un banco técnicamente quebrado en 2002 a tener la rentabilidad que tiene hoy y le permite al país poder usarla como un motor de desarrollo».

Un dato ineludible —destacó Gambera— es que «una generación muy numerosa se va a retirar entre 2020 y 2025» y si no se proveen las vacantes para asegurar el recambio generacional necesario «dejarían al Banco República comprometido en su funcionamiento». Esto llevó al dirigente a señalar como «muy importante (además de lo que dicen los programas) lo que no dicen, porque el BROU no tendría la dotación mínima de personal que necesitaría al no reponerse ninguna vacante. Entonces estas cosas tienen que ser explicitadas. Decir qué rol y qué propósito debe tener el Banco República y su importancia o no en los programas de gobierno. Y sobre todo, si le asignan un papel como motor del desarrollo nacional».

Gambera encadenó sus razonamientos y los transfomó en preguntas: «¿Cómo se piensa sostener la banca pública si no se reponen las bajas? ¿Qué plan tienen para la banca pública y cómo lo van a cumplir sin los funcionarios que se jubilan? ¿Cuál es el rol y las funciones que adjudican a la banca pública en sus programas al servicio del país? ¿Piensan mantener las redes físicas que hoy tienen los bancos? ¿Piensan desarrollarlas más? ¿Restructurar la red física o cambiarla por otra? Que expliciten sus ideas al respecto, cuál será el rol y cuáles las estructuras. Esta pregunta valdría para cualquier empresa del Estado y nosotros la hacemos en particular para las empresas bancarias del Estado», agregó.

Otro aspecto sobre el que AEBU viene trabajando desde hace años e incluso ya forma parte de convenios suscritos con los bancos apareció naturalmente en esta entrevista: «Para nosotros es importante saber  de qué manera van a compatibilizar el avance tecnológico con el mantenimiento del trabajo de la gente y su necesaria reconversión para que se mantenga la mayor cantidad de puestos genuinos con todas las condiciones».

Voltereta obligada

Y estando la población de Chile bajo azote militar, con 20 muertos, centenares de heridos y miles de detenidos (muchos de ellos solo por cacerolear), no podía quedar afuera un comentario que conectara a alguno de los candidatos locales (en este caso a Talvi) con la experiencia trasandina. «Nos pasó que en estos días asistimos con asombro a que, quien puso a Chile en programas de televisión y en las visitas al PIT-CNT como ejemplo y modelo de país hacia el que debía enfilarse, ahora afirma que no dijo eso». Entonces se preguntó: «¿Habrá inflación regulatoria o no? Eso es lo que queremos que se explicite porque, de no decir nada, uno tiene interpretación libre para cualquiera de las alternativas. ¿Por qué no dicen nada? ¿Porque está todo bien o porque no quieren decir lo que van a hacer?»