Skip to content

No se bajaron los brazos y se alcanzó el convenio

Lun 27/03/2017 - 15:20 por Editores

Asamblea de trabajadoras de Crédito de la Casa, ayer, en Sala Camacuá | Foto: Comisión Representativa de la financiera
Asamblea de trabajadoras de Crédito de la Casa, ayer, en Sala Camacuá | Foto: Comisión Representativa de la financiera

«Felizmente no bajamos los brazos, seguimos negociando y al final logramos sacar adelante el convenio». Así se expresó Ximena Escobar, integrante de la Comisión Representativa de Crédito de la Casa, a poco de terminar la asamblea desarrollada ayer de tarde en AEBU, cuando fue ratificado el preacuerdo con la empresa. 

En esta instancia 115 trabajadoras se pronunciaron de manera unánime, sin abstenciones ni votos en contra, y cerraron dos años de «un trabajo de hormigas», como lo definió la dirigente.

Por su parte, el consejero del sector privado Walter Tabeira destacó la participación registrada, que se tradujo en la intervención de 28 oradoras. 

Santander compró en 2015 a Crédito de la Casa, en el marco de su expansión dentro del mercado del crédito minorista. Esta adquisición se produjo cuando la Comisión Representativa de la empresa acababa de entregar su borrador de convenio a los anteriores dueños. «En realidad la propuesta de AEBU fue presentada a la empresa hace dos años y nos encontramos con la dificultad de que el cambio de autoridades produjo demoras para recibir respuestas y a veces transcurrían períodos de cuatro meses sin que tuviéramos una reunión», sostuvo Ximena, al hacer un racconto de las negociaciones. 

Andrea Trotta —presidenta de la Comisión Representativa— explicó que durante las negociaciones reclamaron una partida por antigüedad que les fue negada por la empresa. El argumento fue que, «a ellos no les daba ningún resultado, querían cosas a cambio, que la partida se justificara de alguna manera, como se hizo con el quebranto de caja: ‘yo manejo un dinero y por hacerlo de manera responsable te remunero’. Nosotros no lo entendemos así. Nos parece que si una persona está tanto tiempo en la empresa es porque hace las cosas bien y por eso está bueno premiarlo, pero ellos lo vieron desde otro punto de vista». 

Desde la clandestinidad

«Nosotros empezamos a formarnos en 2014», explicó Andrea. «Ese año salieron los compañeros de AEBU Martín Ford y Walter Tabeira  a repartir volantes por el Interior y por Montevideo. Después nos contactaron a través de redes sociales, organizamos diferentes reuniones en casas de familia y por este medio reclutamos a unas 70 compañeras. Y entonces decidimos salir a la luz con el sindicato».

«Después de eso pensamos que iba a ser un poco más difícil continuar porque nuestras compañeras son medianamente jóvenes (entre 18 y 23 años). Muchas de ellas no sabían ni siquiera de lo que les estabas hablando cuando mencionabas al sindicato. Tuvimos que explicarles lo que era y para qué servía. Luego enfrentamos el tema del miedo, el ‘no quiero que me echen’, y teníamos que hacer un trabajo psicológico bastante completo». (Ríe Andrea).

La recompensa por este trabajo de base fue sorprendente. «Después, al contrario, la gente se empezó a entusiasmar y ahora somos 330 en un total de 600 empleadas y eso en un sindicato que tiene poco más de dos años. Nos parece que para haber trabajado un lapso tan pequeño, el número de afiliadas está muy bien». 

Con el entusiasmo de la asamblea todavía fresco, la dirigente se mostró gratificada: «Me gustó la actitud de las compañeras en la asamblea, que haya tantas mujeres jóvenes con ganas de militar, que se preocupen y no digan ‘me afilio, pago la cuota y ya está’. Me gustó también ver muchas mujeres jóvenes que no tuvieron ningún problema en venir con sus bebés o con hijos más grandes, mostrando una actitud positiva. Creo que se están interesando cada vez más por saber qué es el sindicato, cómo pueden ayudar desde el lugar que ocupan. También me gustó que al final nos agradecieran y nos ofrecieran su apoyo. ¡Quedaron contentas!», exclamó. 

Asamblea de trabajadoras de Crédito de la Casa, ayer, en Sala Camacuá | Foto: Comisión Representativa de la financiera

Cinco años sin ajuste de partidas

Esta asamblea que generó tantas emociones por los esfuerzos recompensados tiene también razones para explicarlas porque la situación laboral de partida de estas compañeras era muy mala. Con su experiencia de innumerables negociaciones con las patronales, Walter Tabeira narró que las partidas de carácter salarial habían estado congeladas «durante cuatro o cinco años» y de ahora en adelante «serán incrementadas junto con el salario al 1 de julio de cada año, como está pactado en el laudo del consejo de salarios, porque no son lo mismo 1500 o 1800 pesos en 2013 que ese mismo dinero en 2017». 

Con respecto a las partidas nuevas a percibir mencionó una anual para gastos de salud que abarca a cada trabajadora y a sus hijos de hasta 18 años. Igualmente, todo el personal que maneje dinero, «que es un alto porcentaje», recibirá un quebranto de caja mensual a partir de este convenio. 

Reliquidación sustanciosa y otros beneficios

Para Ximena es especialmente destacable que, si bien «algunos puntos incluidos en este primer  convenio aprobado hoy de tarde ya regían como fruto de negociaciones con los anteriores dueños, queríamos afirmarlos en un acta escrita para que la empresa ya no tenga la potestad de quitarlos a su antojo», aspiración que fue alcanzada. 

No se quedó aquí lo logrado, sino que «también se incorporaron cláusulas nuevas que significaron avances», y en este sentido para ella «lo más importante fue lo relacionado con la reliquidación del presentismo y el salario vacacional para todos los funcionarios». Se trata de una corrección que abarcará los últimos tres años, de manera que adquiere una importante significación económica, dijo.  Cabe señalar también que lo logrado no solamente implica el pago de la retroactividad ya mencionada sino también una mejora hacia el futuro en el cálculo de estos rubros.   

Otros beneficios incluidos en el convenio son  tres días de licencia por internación de niños menores de 12 años, un día pago por mudanza, uniforme, licencia gremial y partida alimenticia para zafras.

En la entusiasta asamblea estuvieron presentes el secretario general Fernando Gambera, el secretario de Relaciones Internacionales Martín Ford, los consejeros del sector privado José Iglesias, Patricia Fisher y el ya mencionado Walter Tabeira. 

Asociaci?n de Bancarios del Uruguay

Asociación de Bancarios del Uruguay | Camacuá 575, Montevideo, Uruguay | Tel.: (+598) 2916 1060/62

Secretaría de prensa y propaganda | 1999 - 2016