Skip to content

Fuego por dentro

Jue 16/03/2017 - 13:10 por Editores

Foto: Diario Prensa Libre, Guatemala
Foto: Diario Prensa Libre, Guatemala

Casi 110 años después de la muerte de 140 mujeres prendidas fuego en la fábrica en que trabajaban y reclamaban por sus derechos —hecho que dio origen al Día Internacional de la Mujer— 37 niñas murieron también incendiadas por denunciar abusos y torturas en un hogar de amparo en Guatemala. Hoy nos movilizaremos para que el Estado responsable de su muerte asuma su responsabilidad.

Un comunicado de Tzk'At —Red de Sanadoras Ancestrales del Feminismo Comunitario, desde Iximulew (Guatemala)— cuenta que las niñas recluidas en el Hogar Seguro (sic) Virgen de la Asunción provenían de familias empobrecidas —algunas también indígenas— de varios departamentos del país caribeño, con historias de «violencia sexual, abortos forzados, embarazos por violencia sexual y trata. Huían del reclutamiento forzado de las maras [pandillas] o del crimen organizado, que las había cooptado a falta de oportunidades para una vida digna».

Las niñas allí recluidas habían denunciado en varias ocasiones maltratos y abusos por parte del personal del hogar, quienes estaban para cuidarlas. Unas 50 de ellas intentaron escaparse el 7 de marzo y fueron «recapturadas» por la Policía Nacional Civil, llevadas a un salón sin comida, sin la posibilidad de asistir al servicio sanitario y sin bañarse como parte del «castigo» impuesto por las autoridades del lugar.

Ante los malos tratos, falta de amor, de comida, exposición a enfermedades, violencia sexual, intentos de suicidio y el olvido de la sociedad, las niñas encerradas bajo llave encendieron esa noche un colchón en señal de protesta. No las dejaron salir y así terminaron muriendo 37, y otras 17 se encuentran internadas en estado grave. 

«Se agruparon porque querían vivir, porque todavía tenían sueños como otras niñas en el mundo que disfrutan en libertad y alegría» denuncia el comunicado de Tzk'At que resalta la «inoperancia, negligencia e incapacidad» de las instituciones como la Secretaría de Bienestar Social, encargadas de este tipo de centros de «protección a menores» y exige la destitución inmediata de sus funcionarios. 

«Ganan salarios impresionantes, por compadrazgos y pagos de favores políticos con el gobierno de Jimy Morales, han contratado asesores sin el expertise y capacidad para el abordaje de las graves problemáticas de la niñez y juventud en este país», se afirma en el comunicado.

En cuanto al Estado — principal responsable de este descuido—, se le solicita responsabilizarse de la tragedia y asumir con pertinencia la entrega de toda la documentación necesaria para los procesos de investigación que se están llevando a cabo.  

Acá en Uruguay, la Comisión de Género, Equidad y Diversidad del PIT-CNT llama a apoyar la concentración de esta tarde frente a la Embajada de Guatemala en Montevideo (Carlos Federico Sáez 1538, Carrasco), a las 16.00, para reclamar al Estado de ese país el cuidado y la protección integral para las 17 niñas que se encuentran entre la vida y la muerte, ingresadas en los hospitales nacionales como víctimas de esta tragedia y que se garantice el resarcimiento y reparación tanto para ellas como para sus familias.

«Porque sanando tú, sano yo; sanando yo sanas tú. Es la reciprocidad de la sanación. Vivas nos queremos, libres nos queremos», termina el comunicado de la Red de Sanadoras Ancestrales que piden «ni olvido, ni silencio» y «justicia por las niñas de Guatemala». 

Asociaci?n de Bancarios del Uruguay

Asociación de Bancarios del Uruguay | Camacuá 575, Montevideo, Uruguay | Tel.: (+598) 2916 1060/62

Secretaría de prensa y propaganda | 1999 - 2016