Skip to content

No sabía ser neutral

Lun 20/02/2017 - 14:31 por Editores

Dr. Alejandro Atchugarry | Foto: Nicolás Celaya / adhocFotos (Archivo, 2012)
Dr. Alejandro Atchugarry | Foto: Nicolás Celaya / adhocFotos (Archivo, 2012)

Perfil bajo, modestia, una media sonrisa en su cara enjuta, el cigarrillo encendido, son las señas de su persona que primero vienen a la mente al recordar a Alejandro Atchugarry, fallecido ayer. Estas son las imágenes perdurables de un ser fundamentalmente criterioso quien, al asumir una tarea, lo hacía para dedicarle todas sus energías y talento, sin desconocer las ideas y puntos de vista de los otros.

Quienes lo tuvimos cerca en 2002 releemos hoy una sentida nota firmada por él en 2015, con ocasión de un  homenaje a Juanjo Ramos, publicada en el libro Complejo AEBU Daymán Juanjo Ramos. Una historia de solidaridad

«No puedo ser neutral; tengo un cariñoso recuerdo de Juanjo, construido en la adversidad. Fue una persona que, con enorme pasión, se entregó a defender una causa y tuvo el sereno valor de apostar a construir algo. Generaba respeto por su persona, no solo él: naturalmente también todos los que asumieron el camino difícil de construir». Así se expresó el doctor Alejandro Atchugarry en su texto titulado «Desde el afecto».

Nunca con más razón se puede revertir esta frase y adjudicar los conceptos en ella contenidos a la figura de su autor: Atchugarry generó respeto por su persona, tuvo una enorme pasión, defendió una causa y tuvo el sereno valor de apostar a construir algo. Hoy, nuestra ciudadanía se duele por su desaparición física y vuelve recordar de él «su mejor vez»: la intensa y agotadora etapa de salida de la crisis financiera de 2002. Un proceso en el que tan íntimamente involucrado estuvo nuestro sindicato.  

Volvemos al libro citado y a su recuerdo filtrado por los años de los acontecimientos de 2002, para conocer el clima de entonces y el peso de las urgencias que se vivían: 

«Hago memoria, retrocedo en el tiempo y me parece estar en los primeros días de agosto de 2002, en mi despacho del Ministerio de Economía. En la pared había un cuadro que representaba las tres carabelas de Colón en medio de un mar muy tempestuoso y cuyo título era Rumbo a lo desconocido. Ese cuadro se me quedó grabado, porque la situación que vivíamos entonces en él se representaba fielmente». 

«Y en segundo lugar, para todo eso se requirió la serena firmeza que yo encontré en Juanjo y también en distintos dirigentes. Me costaba identificar a qué corrientes pertenecían pero, en su conjunto, acompañaron una construcción compleja que terminó en diciembre de 2002 armando un banco con las partes buenas de los bancos cerrados para poder atender de alguna manera a los ahorristas y también —aunque sea parcialmente— los empleos». 

AdjuntoTamaño
Alejandro Atchugarry_nota Juanjo Ramos.pdf45.81 KB

Asociaci?n de Bancarios del Uruguay

Asociación de Bancarios del Uruguay | Camacuá 575, Montevideo, Uruguay | Tel.: (+598) 2916 1060/62

Secretaría de prensa y propaganda | 1999 - 2016