Una llama arde bajo la olla

Tiempo de lectura
3 minutos
Leido hasta ahora

Una llama arde bajo la olla

Publicado en:

AEBU ha puesto toda su organización al servicio de la solidaridad en este tiempo de pandemia.

La escasa o nula asistencia que el gobierno está dando a los trabajadores informales, aquellos que viven en el «día a día», se ha traducido directamente en impotencia y hambre. Frente a ello, el movimiento sindical se fijó como su prioridad atender a la emergencia social y AEBU está poniendo todo de su parte en ello.                                                                                                       

¿Cómo se sustenta una cocina funcionado durante toda la semana para proporcionar bandejas de comida a distintos barrios? ¿De qué forma se recogen donaciones de dinero, alimentos, artículos de limpieza y ropa? Esto solo se logra con movilización porque los donantes potenciales abundan, pero se necesitan mediadores para ir a su encuentro. Y fundamentalmente se necesita la confianza del generoso sobre el buen destino de lo que entrega. Esta mediación se está dando felizmente, la olla burbujea todos los días con comida de calidad y los alimentos llegan a los necesitados. 

Este portal ya ha publicado entrevistas a los dirigentes que encabezan la movilización del sindicato y también presentado al equipo de cocineros que le pone su esfuerzo y el toque de calidad diario a cada bandeja. Pero esta cadena tiene muchos eslabones y hoy toca ocuparnos de quienes reciben en el sindicato las donaciones y luego hacen con ellas un trabajo logístico que le pone orden a todo el esfuerzo. En primer término registran lo recibido y más tarde asientan también el destino final de lo donado. Separan y ordenan los alimentos, artículos de limpieza y ropa que se entregarán a unas 15 ollas y merenderos de distintos sitios de Montevideo, Canelones, San José y Florida. 

Por otra vía y con las sumas depositadas en la caja de ahorros BROU 001549033-00003 o a través de Redpagos o Abitab en la cuenta BROU 1510962030, se sustenta la olla que funciona en AEBU los martes y jueves. 

Se trata de dos corrientes solidarias que se alimentan por separado. Sobre la primera Portal AEBU habló con Gerardo Aguilar, conserje de AEBU, con 20 personas a su cargo en las áreas de conserjería y mantenimiento. Aguilar ha hecho sus 34 años de carrera laboral en el sindicato y, tras ocupar diferentes posiciones, se desempeña desde hace 18 meses en este cargo jerárquico. 

A causa de la pandemia el personal de AEBU no está trabajando a pleno, sino que realiza turnos y a la atención de las donaciones se dedican entre tres y cuatro trabajadores, que se van turnando durante la semana. De estas labores también participan auxiliares de servicio del Jardín y Educación Inicial y del Club Deportivo. 

Aguilar destacó que los martes y jueves —días en que funciona la olla de AEBU— concurren maestros del Jardín y profesores del Club Deportivo para atender el reparto de la ropa y el calzado que se ha recibido en donación. Los lunes y miércoles también, «con mucha fuerza y mucho corazón», estos docentes se turnan para atender a las personas que llegan al sindicato en busca de ropa, agregó.

«Impresionantes» donaciones

Sobre la llegada de las donaciones explicó que su ritmo es muy variable, pero que cada pocos días se produce la llegada de una donación importante, como fue el caso de la efectuada por los compañeros de la Asociación de Funcionarios de la Corte Electoral. «La gente —no tanto los afiliados o los amigos— la gente de AEBU Fútbol y AEBU Handball no sabés la mano que ha dado, cómo se ha movido, la cantidad de donaciones que acercan, cómo trabajan. Y también los vecinos, la gente que lee la página de AEBU o escucha la radio se acerca hasta aquí; las empresas, los almacenes de barrio… ¡Son impresionantes las donaciones que llegan!»

Han colaborado con AEBU en esta iniciativa solidaria UNI Américas, República Afisa, la Fundación Zelmar Michelini, la Asociación de Funcionarios Electorales del Uruguay, AFEU, la Cooperativa de la Previsión Social, Cooperativa Bancaria, la Asociación de Funcionarios de Cooperativas de Consumo, la Granja Tres Arroyos, Granja Moizo, Banco Bandes Uruguay; las comisiones representativas de Bandes, Itaú, Oca y República Afisa, y los trabajadores de AEBU con la donación de un porcentaje de sus salarios. 

Una mención especial merecen los compañeros de AEBU Fútbol (Baby y Universitario) y AEBU Handball, pero no solamente por lo que en forma individual han aportado los integrantes de esos colectivos. Ha sido fundamental su papel de mediadores solicitando las colaboraciones, basados en la confianza que AEBU despierta sobre el buen destino de lo donado. 

Y como no se sabe cuándo terminará la pandemia, esta maquinaria solidaria no debe detenerse, debe continuar funcionando y ampliando su base. Por eso exhortamos a nuestros lectores para que también se conviertan en gestores de donaciones y estimulen a sus familiares y amigos para que contribuyan.