«La inclusión financiera es un aspecto de la inclusión social»

Tiempo de lectura
1 minuto
Leido hasta ahora

«La inclusión financiera es un aspecto de la inclusión social»

Publicado en:

El economista Aníbal Peluffo, de la Comisión Técnico Asesora de AEBU, estuvo el viernes en Radio Camacuá presentando «Situación actual y desafíos de un proceso participativo», material de difusión que acaba de ser publicado por la Secretaría de Prensa y Propaganda.

«Los números reflejan que la ley ha tenido bastante efecto en la mayor inclusión de gente que estaba afuera del sistema financiero y también de empresas pequeñas y micro empresas que tal vez no tenían acceso al crédito o accedían al crédito en condiciones bastante desventajosas», explicó el economista.

«Por ese lado, se puede ver una mayor inclusión», pero al mismo tiempo es necesario profundizar en la educación financiera de la población pues «la inclusión financiera no es solo cobrar en un banco sino usar una tarjeta para diferir el pago de un regalo, para no atorarse con determinados gastos en el mes y poder ir pagándolos de a poco. Es decir, para contar con instrumentos que, bien utilizados, permitan que la población tenga una calidad de vida mejor», argumentó Peluffo.

Para el economista es importante concebir la inclusión financiera «como un proceso amplio, no como una ley». «En general en Uruguay se discute, no sobre un proceso, sino sobre la ley y la ley es solo una herramienta de este proceso», subrayó Peluffo, apuntando a que es necesario ver que «en el fondo de todo está la inclusión social; la inclusión financiera es un aspecto de la inclusión social y la ley de inclusión financiera es una herramienta de este proceso».

Una ley «de oídos abiertos». Peluffo citó esta expresión de Juan Fernández, integrante del Consejo Central, al referirse a que la ley ya ha sufrido varias modificaciones en el sentido de flexibilizar algunas disposiciones. «Una, de la que la gente no tiene mucho conocimiento, es que ahora se pude retirar todo el sueldo en el primer movimiento del mes. Entonces,si vos hacés uso de esa práctica, lo único que te cambió fue el lugar de cobro. También hubo modificaciones al llamado 'intangible', el porcentaje de salario que no se puede afectar a descuentos. El gobierno atendió los reclamos que hicieron algunos sectores y flexibilizó los topes. Por otra parte se permitió que los jubilados (un sector que se podía pensar que no iba a estar tan adaptado a usar las tarjetas) y que los usuarios de la tarjeta Mides puedan cobrar sus prestaciones en efectivo. Para nosotros son señales positivas que muestran que la ley es perfectible. Ahora, después, en los hechos, se demostró que más del 90 por ciento de los jubilados prefirieron igual cobrar por medios electrónicos», recapituló el economista.