Nos dejó Daniel Vidart

Tiempo de lectura
1 minuto
Leido hasta ahora

Nos dejó Daniel Vidart

Publicado en:

Con la partida de Daniel Vidart, nuestro país perdió ayer una personalidad sobresaliente de la cultura.

Con estudios universitarios avanzados, pero más que nada basado en el ojo, en el oído y en largas conversaciones, tomó muchos registros de la vida de los pueblos y nos los devolvió con la forma de rigurosos estudios técnicos. Mucho de lo que hoy sabemos sobre la cultura de nuestro pueblo a él se lo debemos.

Nacido en 1920 en Paysandú, estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y en la Universidad Nacional de Colombia. Su vocación fue siempre la antropología, disciplina que recorrió por caminos propios hasta lograr un reconocimiento internacional que no buscó. Recorrió los campos y pequeñas poblaciones tanto en nuestro país como en otras partes del mundo. Siempre observó y recogió apuntes y grabaciones.

Dejó más de 20 libros de temáticas culturales variadas: el campo, el tango, el juego, la fiesta, la inmigración, las sustancias psicotrópicas. Y de él, tras su larga vida, puede repetirse que «nada de lo humano le fue ajeno».

Fue autor de más de una veintena de obras, entre las que se destacan varios textos dedicados al tango, así como numerosas investigaciones sobre la realidad rural uruguaya, la inmigración, la cuestión indígena, el juego, la fiesta y hasta la vestimenta, además de las ya mencionadas investigaciones sobre sustancias.

Sobre su biografía puede agregarse que entre 1952 y 1958 fue vicepresidente del SODRE. Desde 1962 fue director del Centro de Estudios Antropológicos doctor Paul Rivet, y experto de la Unesco en Investigación Sociocultural y consejero regional de Educación Ambiental para América Latina y el Caribe.  En 1972 y 1973 fue profesor de Antropología Cultural en la Universidad de Chile.

En 2009 fue designado miembro de número de la Academia Nacional de Letras del Uruguay y declarado ciudadano ilustre de Montevideo. 

En 2014 donó su biblioteca personal para la creación de la Biblioteca Daniel Vidart en el balneario Fortín de Santa Rosa, en el departamento de Canelones.