Skip to content

Convenio bipartito a partir de julio y a un año de plazo

Mié 25/11/2015 - 15:04 por Editores

Foto: Ricardo Antúnez / adhocFotos
Foto: Ricardo Antúnez / adhocFotos

PORTAL AEBU — ¿Desde cuándo se viene negociando este convenio?

ELBIO MONEGAL — Desde julio, por lo menos.

PA — Se informó por ese entonces que había habido un principio de acuerdo con los bancos. ¿En qué fecha se produjo?

EM — Sí, en la segunda reunión ya había un acuerdo con los bancos, pero nosotros procuramos que el Poder Ejecutivo pudiera participar en la resolución y en el convenio que finalmente se acordara.

Para ese acuerdo tratamos de trabajar sobre la base de la pauta del gobierno, pero la negociación fue muy engorrosa en la medida en que el Ejecutivo no flexibilizaba la pauta lo suficiente como para llegar a un acuerdo. En eso se estuvo trabajando hasta la semana pasada, cuando finalmente no hubo acuerdo y el Ejecutivo comunicó que analizaría si se encontraba en condiciones de acompañar alguna de las propuestas en las que estábamos coincidiendo los bancos y nosotros. 

Y hoy el gobierno nos contestó que no, que no están en condiciones de flexibilizarse, por lo que ellos se van a mantener al margen de los acontecimientos y esto se transformó en una negociación entre los bancos privados y AEBU. 

Con ellos ya tenemos un acuerdo —que es un convenio unánime— con un 9 % de incremento salarial por inflación, a ser pago en dos semestres (4,5% retroactivo a julio pasado y 4,5% en diciembre). Al final del período se corrigen los salarios si la inflación estuvo por encima de ese porcentaje. Nosotros estimamos que en esa fecha llegaremos a un porcentaje de nueve y algo por ciento. 

PA — Así que en este convenio no habrá un aumento real sino que solamente se regulará por la inflación futura.

EM — No, aumento en términos reales no habrá porque el sistema no está en condiciones de darlo; éramos conscientes de que no estamos como para que el salario siga creciendo. Para poner esto en contexto, debo decir que en estos cinco años pasados ha sido más del 17 % el crecimiento de nuestro salario real, pero somos consientes de que en este momento no había condiciones para que continuara. Sí las había para mantener el salario real —lo que se está haciendo— porque se paga el cien por ciento de la inflación futura. Es decir que se pagará por anticipado y al final del período se corregirá si hay alguna diferencia.

PA — ¿El convenio cuándo empieza a regir?

EM — En julio.

PA — De manera que es retroactivo.

EM — Es retroactivo a julio. Aquí debemos hacer una precisión que es la siguiente: salvo el Banco de la Nación Argentina y Bandes, el resto de los bancos adelantaron a cuenta del consejo de salarios, por lo cual lo que hay para liquidar es muy poco. En el caso de Bandes y el Banco de la Nación Argentina sí tienen que pagar 4,5 % de julio hacia adelante; esos seis meses los tendrán que reliquidar.

PA — De manera que el convenio se extiende hasta julio próximo.

EM — Claro, porque los aumentos son semestrales, de 4,5 % en julio y 4,5 en diciembre. Y en julio del año que viene se corrige de acuerdo a la inflación real.

PA — ¿Dónde residió la diferencia con el Poder Ejecutivo?

EM — La principal estuvo en el correctivo. Ellos querían que el correctivo se aplicara a los veinticuatro meses y nosotros planteábamos correctivos anuales.

PA — Sin embargo hubo un gremio que logró la aprobación de un correctivo a los dieciocho meses.

EM — Sí, después de mucho intercambiar, ellos se avenían a aceptar un correctivo a los dieciocho meses. Pero en este caso no nos pusimos de acuerdo con los bancos, porque el que se negociaba era un convenio a más largo plazo que el que ahora vamos a firmar, era un convenio a treinta meses. Y nosotros queríamos tener en el convenio una garantía de que, si la situación actual mejoraba para la plaza, también fueran mejorados los salarios de los trabajadores. Eso no fue posible lograrlo. Nosotros presentamos unos indicadores muy serios —que fueron vistos tanto por el Ministerio de Trabajo como por el Ministerio de Economía—, pero finalmente no tuvimos acuerdo con los bancos sobre esa fórmula y por lo tanto terminamos cerrando el compromiso que ahora comentamos.

PA — ¿Estás conforme con los resultados de la negociación?

EM — En parte sí porque nuestra función es lograr que haya convenio y convenio va a haber, los trabajadores van a seguir manteniendo su salario. Desde el punto de vista político no estamos tan conformes porque nos hubiera gustado que el Ejecutivo hubiera participado, fundamentalmente por lo que significa la herramienta de los consejos de salarios, que fue muy costosa de recuperar para los trabajadores. 

Este tipo de situaciones pone en riesgo la propia herramienta, la credibilidad de nuestros consejos de salarios. Porque los sindicatos fuertes podemos negociar sin consejos de salarios, siempre estamos dentro de una negociación colectiva. Pero no se trata de eso, se trata de que el consejo de salarios mejore, que cada día sea mejor y no que tenga estos retrocesos. Lo que me refiero tiene que ver básicamente con la pauta presentada por el gobierno, fue una pauta muy rígida donde el Ejecutivo no quiso moverse casi nada dentro de ella. Y en una negociación de tres partes, donde una de ellas diga “yo quiero esto o nada”, es muy difícil negociar. En esas condiciones, deja de ser una negociación. Si no estábamos encuadrados dentro de lo que quería una de las partes, no había acuerdo y eso fue lo que pasó.

PA — ¿Desde su posición en el Consejo Superior de Salarios cómo ha visto la ronda salarial en general?

EM — La verdad es que esta es la peor de todas, contando de 2005 hacia delante; la peor por lo magro de los acuerdos alcanzados, por los muy pocos que se lograron hasta ahora y por su calidad tampoco han sido los mejores. Hay sindicatos que han acordado a regañadientes para evitar un conflicto, pero en realidad estaban lejos de sus pretensiones. Ellas nunca van a estar contempladas al cien por cien pero, normalmente, en las rondas anteriores las partes nos íbamos todos tranquilos sobre el hecho de que se había logrado lo máximo posible y cada parte se retiraba conforme. Yo creo que esto no es lo que pasó ahora, creo que esto “amerita” una revisión por parte del Ejecutivo sobre su papel en el Consejo Salarial, y creo que en esta oportunidad no fue el mejor.

PA — Asi que en julio del año próximo estaremos de nuevo manteniendo conversaciones. 

EM — Seguramente, un tiempo antes, nosotros vamos a convocar esos consejos de salarios para empezar a negociar antes del vencimiento del convenio.

PA — ¿Y al ritmo que llevan las negociaciones de los otros gremios, cómo se prevé que va a terminar esta ronda salarial?

EM — Muy mal, con muy pocos acuerdos.

PA — ¿Y aquellos que no se cierren terminarán siendo laudados por el Poder ejecutivo en uno o en otro sentido?

EM — Sí. Y ello va a conducir a situaciones más difíciles todavía.

 

Entrevista: Enrique Roldós

Asociaci?n de Bancarios del Uruguay

Asociación de Bancarios del Uruguay | Camacuá 575, Montevideo, Uruguay | Tel.: (+598) 2916 1060/62

Secretaría de prensa y propaganda | 1999 - 2016