Skip to content

Monegal: «Sin convenio no nos vamos a quedar»

Mar 13/10/2015 - 17:19 por Editores

adhocfotos
adhocfotos

ALEJANDRO GONZÁLEZ – Bienvenido Elbio. ¿Cuánto hace que estás en el sindicato bancario?

ELBIO MONEGAL – Hace 34 años que trabajo en la banca. Me afilié en 1983 y desde 1987 actúo en el sindicato como dirigente. 

AG – Tenés una vasta experiencia en el tema…

EM – Sí, y estoy más cerca de la salida que cuando entré allá por el año 1981, durante la dictadura. 

AG – ¿Y qué diferencias encontramos al comparar la plaza financiera de aquella época con la de la actualidad?

EM – Ha cambiado radicalmente. En aquel momento había 23 bancos privados y el negocio financiero era algo así como una quinta parte de lo que es hoy. Y hoy hay nueve bancos. Es decir que el negocio aumentó considerablemente, pero los bancos se redujeron. Esto quiere decir que el negocio se ha concentrado en manos de unas pocas instituciones. 

AG – ¿Cómo se llegó a esta situación?

EM – Esta es una modalidad que se da a nivel mundial. No somos la excepción y además no tenemos una banca privada uruguaya. La banca privada es toda extranjera y por lo tanto los negocios se hacen en las casas matrices y nosotros nos enteramos una vez que se concretaron. 

Hay, desde hace unos años, una modalidad en la operativa de los bancos que es la de crecer por encima del crecimiento normal. Y para crecer en volúmenes grandes necesariamente tienen que comprar otro banco. Eso es lo que ha venido pasando. De hecho la primera experiencia de este tipo registrada en nuestra plaza fue la del ABN, el banco privado más grande que existía en Uruguay. A nivel mundial se hizo un pool de bancos: tres bancos se unieron para comprar un banco mayor que esos tres individualmente considerados. Se tuvieron que unir tres bancos para comprar al ABN.

Y así fue que Santander participó de ese pool y se quedó con sus operaciones en Uruguay.

AG – ¿Cuáles son los problemas de la concentración en Uruguay?

EM – El problema es que el negocio básicamente está en manos de cinco bancos. El República, el banco con mayor participación en el mercado, y después los bancos privados Santander, BBVA, Itaú y Scotiabank. No cuento al Discount Bank porque seguramente en días próximos —no más allá de fin de año— se estará concretando su compra por parte del Scotiabank. Ya vienen muy avanzadas las negociaciones y falta que el Banco Central apruebe el traspaso de acciones y operaciones al Scotia. O sea que va a haber un banco menos.

AG – Así que el Discount Bank desaparece y es adquirido por el Scotiabank. ¿Y qué fórmula se alcanzó en términos de funcionarios y puestos de trabajo?

EM – Se llegó a un acuerdo muy bueno porque los trabajadores ingresan todos al Scotiabank y  continúan como en el Discount. En ese caso se dio un acuerdo con el Scotia —que negociamos hace algunos meses— y por suerte salió todo bien. Los compañeros del Discount, una vez que se haga la fusión, ingresarán a su nuevo banco manteniendo sus condiciones laborales y salariales.

AG – Entonces estamos ante un logro que tiene que ver con la acción del sindicato. 

EM – Es un logro muy importante que además se da solamente en Uruguay. En cualquier otra parte del mundo, cuando se vende un banco, lo que se vende y lo que se compra son sus activos, y los empleados quedan lamentablemente en la calle. Por la idiosincrasia de los uruguayos, porque hay un sindicato fuerte y una historia también muy fuerte del movimiento sindical, es que aquí se compran los bancos y se venden con trabajadores. Nadie piensa ni comprar ni vender sin que se mantengan los puestos de trabajo, porque el comprador no podría operar y al vendedor le sería muy difícil salir de la plaza.

AG – ¿Cómo vienen las negociaciones en los consejos de salarios, en los subgrupos de bancos y tarjetas de  crédito?

EM – Venimos un tanto trancados como producto de que el Poder Ejecutivo ha sido muy rígido 
con sus pautas salariales, con los lineamientos que ha bajado. El movimiento sindical en su momento fue muy crítico de esos lineamientos y no es casualidad que el Consejo Superior diera 90 días para negociar a todos los grupos. Y no solo al grupo 14 que integramos nosotros, sino a todas las ramas de actividad que tenían mesas de negociación en este período. De los 90 días ya van 60, es decir que quedan 30 días para seguir negociando y se ha llegado solamente a un acuerdo, que es el de la salud privada. 

AG – ¿Y qué expectativas hay? ¿Puede llegar a haber conflicto?

EM – Creo que no se va a arribar a un número importante de acuerdos. Hay que tener en cuenta que en las últimas rondas de los consejos de salarios el porcentaje de convenios firmados estuvo cerca del 90. Y ahora —repito— un solo convenio en 60 días.  Por lo tanto parece difícil que haya un avance en las negociaciones que permita cerrar este período con muchos acuerdos. 

En ese esquema estamos nosotros; no escapamos a esa realidad. Se nos hace difícil llegar a un acuerdo dentro de las pautas y hoy estamos a la espera de que el Poder Ejecutivo dé alguna señal distinta. Hemos tenido conversaciones con los ministerios de Trabajo y de Economía para tratar de destrabar esta situación. Si hubiera alguna señal positiva de flexibilización por parte del gobierno en cuanto a los lineamientos, creo que podríamos llegar a algunos acuerdos. De lo contrario, creo que con acuerdos vamos a terminar, pero entre los bancos y nosotros, sin la presencia del Poder Ejecutivo. Este no es el mejor de los escenarios, pero sin convenio no nos vamos a quedar. 

Asociaci?n de Bancarios del Uruguay

Asociación de Bancarios del Uruguay | Camacuá 575, Montevideo, Uruguay | Tel.: (+598) 2916 1060/62

Secretaría de prensa y propaganda | 1999 - 2016