ACTUALIZADO | 20/07/2018 - 22:59

Créditos Directos vuelve a perseguir trabajadoras

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Créditos Directos vuelve a perseguir trabajadoras

Publicado en:

En 2014 Créditos Directos recibió una multa de 100.000 dólares por parte del Ministerio de Trabajo por persecución sindical y ahora lleva camino de recibir otra por el mismo motivo.

José Iglesias —secretario del Consejo del Sector Financiero Privado— dijo que tras esa sanción AEBU empezó a tener «un relacionamiento un poco mejor, pero hay situaciones que permanecen y merecen ser denunciadas, porque la empresa no ha entendido que el sindicato es un interlocutor importante, que la sindicalización es un derecho y que por esa razón no se puede perseguir a ningún trabajador».

Acto seguido el dirigente explicó que, por disposición legal, existen la licencia maternal y el medio horario para que las trabajadoras atiendan a sus bebés. «Hace un tiempo habíamos tenido una situación complicada con esta empresa, que fue laudada en el Ministerio de Trabajo, porque ella presionaba a las compañeras para que se tomaran la licencia reglamentaria en vez del medio horario maternal, de forma que este quedaba anulado».

Iglesias calificó de grave a esta situación «porque el derecho de las compañeras es también el derecho de sus bebés y en definitiva es esto lo que está siendo atacado por la empresa». Agregó que no se vulnera un acuerdo bipartito sino que se está violando una disposición legal. En la situación actual «la empresa sabe que las compañeras afiliadas reclaman este derecho y lo hacen cumplir, pero entonces empieza a perseguirlas por —justamente— usar ese derecho», explicó.

Por otra parte, denunció que «siguen apretando a las trabajadoras no afiliadas para que en lugar del medio horario maternal se tomen la licencia reglamentaria». Tras detallar la denuncia efectuada ante el Ministerio de Trabajo, Iglesias consideró: «Es una situación complicada y difícil porque no estamos hablando solamente del derecho a estar sindicalizado, que por supuesto es importante. Hablamos del derecho de las trabajadoras a cuidar a sus hijos, reglamentado por la ley, y parece que una empresa en particular se siente con fuerza para presionar a sus trabajadoras y hacer que la ley no se cumpla».   

Frente a esta evidencia dijo: «La empresa argumenta que las trabajadoras optan por tomar la licencia reglamentaria. Pero todos sabemos que en la relación de trabajo hay una parte débil, que esa parte débil son las trabajadoras y que las 'aprietan' para firmar la solicitud de licencia reglamentaria. El último caso es el de una compañera a la cual, cuando se va a reintegrar le provocaron una serie de complicaciones para darle simplemente un uniforme; se le termina entregando un uniforme sucio a última hora y de un talle que no correspondía. Y ello a pesar de haber pedido esa entrega con un mes y medio de anterioridad y después de que el sindicato reclamó».   

Escuchar la entrevista en Radio Camacuá 
 

Antecedentes

En 2014 la financiera Créditos Directos recibió una multa de 3.270 Unidades Reajustables (poco más de 100.000 dólares) como consecuencia de una denuncia presentada por AEBU. Cuando el sindicato se constituyó en esa empresa lo hizo inicialmente con 79 afiliados. Al poco tiempo —hacia fines de 2008— ya contaba con 170 miembros, circunstancia que motivó el comienzo de una política de acoso por parte de la dirección de la empresa. Fue así que en 2009 el número de afiliados había descendido a 41. La espiral descendente continuó y en 2011 solo 11 trabajadores pertenecían al gremio. 

Estos números reflejaban una persecución claramente percibida por las trabajadoras, que las condujo a solicitar su desafiliación o a abandonar la empresa que tan mal las trataba. Siempre es difícil probar estos casos. De manera que, tras reunir la información correspondiente y requerir el asesoramiento de sus abogados, el sindicato presentó una fundamentada denuncia en el Ministerio de Trabajo contra Créditos Directos por persecución sindical. 

Como consecuencia de la denuncia —en una resolución fechada el 4 de agosto de 2014— el ministerio afirmó haber detectado «situaciones que afectan el ejercicio de derechos fundamentales que menoscaban el efectivo desempeño de la actividad sindical». En el mismo documento consideró probado que la empresa «desestimula la afiliación a través de la construcción de una cultura de la organización que asume como 'disvalor' la actividad sindical».

Fue entonces que aplicó la multa antes señalada de 100.000 dólares, multa que fue apelada sin éxito por Créditos Directos.