ACTUALIZADO | 20/07/2018 - 22:59

OIT rumbo a su centenario 

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

OIT rumbo a su centenario 

Publicado en:

A la vista está —en el cercano 2019— el centenario de la Organización Mundial del Trabajo (OIT). 

Dado el carácter de esta entidad, que se caracteriza por su trabajo en general silencioso, no se han difundido los preparativos de esta celebración. En realidad estos, más que festivos, consistirán precisamente en trabajo, mucho trabajo. 

Con la debida anticipación —en 2015— el director general de la OIT Guy Ryder presentó a la asamblea de la organización una iniciativa relacionada con el futuro del trabajo. Jjunto con ello realizó algunas propuestas destinadas a encarar los próximos 100 años de esta institución tan particular. 

El licenciado Manuel Planelles, coordinador del área de Formación de AEBU, explicó a Camacuá y Reconquista de Radio Camacuá, que la OIT está integrada por trabajadores, empresas y gobiernos. De inmediato se refirió a su pasado, un «requisito fundamental para poder entenderla». 

Su fundación en 1919 se dio en un momento clave, como explicó posteriormente. Se produjo  «al año siguiente de la finalización de la Primera Guerra Mundial y tras la Revolución bolchevique de 1917, en medio de un mundo convulsionado por las problemáticas sociales y políticas, por las guerras y la explotación de los trabajadores». En ese espacio histórico nació la OIT. 

Para explicar la importancia actual del organismo Planelles recurrió a un ejemplo ilustrativo: «Si pensamos en los trabajadores actuales de 30 años, damos por supuesto que ingresaron a un mercado de trabajo regulado, con una ley de convenios colectivos, como una jornada horaria limitada, con protección social. Estamos acostumbrados a la historia de las cosas. La historia de cada uno de esos derechos está contenida en los convenios de la OIT que fueron ratificados por nuestro país», indicó. Concretamente señaló a la Ley de Negociación Colectiva —que actualmente rige los consejos de salarios— como fruto de la aplicación de un convenio aprobado por la OIT. 

Más tarde Planelles se refirió a la integración de la OIT y sostuvo que es el único organismo internacional formado por trabajadores, empresas y gobiernos. «Uno se pregunta por qué están representadas las empresas», dijo, para de inmediato explicarlo: «Cuando se fundó la OIT acababa de nacer un país socialista y existía una internacional socialista. Entonces [para las empresas] era más fácil transar con los trabajadores que exponerse a situaciones políticas que podrían costarle más caros a los empresarios». 

El licenciado agregó que los documentos presentados rumbo al centenario son siete y con objetivos variados. Una iniciativa vinculada al futuro del trabajo, otra destinada a poner fin a la pobreza, una tercera sobre las mujeres en el mundo del  trabajo y la cuarta es la llamada «iniciativa verde» para reconstruir un mundo natural profundamente agredido. 

La quinta iniciativa es el análisis de las normas que nos rigieron durante los últimos 100 años, para ver si continuarán vigentes para el mundo del futuro. La sexta —verdaderamente desafiante— se vincula con las empresas y a las cadenas de suministros, la nueva forma que las empresas de han dado. «Las leyes que tenemos son nacionales y las cadenas de suministros son internacionales y se nos escapan. ¿Cómo hacemos para regularlas en el futuro?», se preguntó Planelles. 

La última iniciativa versa sobre la gobernanza, un tema que también se dirige hacia el futuro y a la relación con los Estados dentro de las nuevas formas que adquirirá el trabajo. 

Sobre cada una de estas iniciativas, desde mediados de 1917, trabajan comisiones en las que participan expertos, representantes de los trabajadores y académicos para hacer sus aportes. Estos serán luego transformados en informes a considerar en la asamblea general de 2019 y eventualmente formarán parte de resoluciones que fijen líneas para el futuro, agregó el entrevistado.
 

Escuchar la entrevista en Radio Camacuá