ACTUALIZADO | 18/06/2018 - 12:02

Centrales del Cono Sur enfrentan tratado con Europa

Tiempo de lectura
1 minuto
Leido hasta ahora

Centrales del Cono Sur enfrentan tratado con Europa

Publicado en:

El 13 de marzo en Bahía las centrales sindicales del Mercosur adoptarán medidas de lucha contra el tratado comercial Mercosur–Unión Europea.

Fernando Gambera —nuestro secretario general, secretario de Relaciones Internacionales del PIT-CNT y también secretario general de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (CCSCS)— manifestó al Portal del PIT-CNT su preocupación por el anuncio de la firma «inminente» del acuerdo de Asociación Birregional entre el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión Europea (UE).

Se trata de un convenio contra el cual, tanto la Confederación Europea de Sindicatos (CES) como  la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (CCSCS) hicieron saber su desacuerdo.

Gambera informó: «Ante esta situación se está trabajando para que las centrales del Mercosur, durante el Foro Social Mundial (FSM) que se realiza a partir del 13 de marzo en Bahía ( Brasil) elaboren un plan de acción, movilización y denuncia para el presente año».

Ya ingresado al detalle de las objeciones sindicales sobre el tratado, rechazó en primer término «la parte económica, comercial y financiera. Entre otras cosas, porque nos preocupa la ausencia de acuerdos sobre las compras del Estado».

Señaló además la falta de una «cláusula o mecanismo que tenga en cuenta la asimetría de desarrollo de los distintos países» participantes y la imposición de  cuotas sobre la venta de productos muy sensibles para nuestros países, como la carne. Se refirió asimismo a «todo un capítulo sobre patentes que sigue siendo un gran secreto y que —de acuerdo a lo que se incluya— se podrían ver afectadas muchas de las industrias nacionales». 

Pero por sobre todo lo antedicho, hay una preocupación mayor referida a algo «que mucho le importa a las centrales sindicales europeas y a las del Mercosur, como el respeto y la vigencia de las leyes laborales, las condiciones de trabajo, de libre circulación de la migración, entre otros importantes temas».

Sobre este punto señaló: [En el tratado] «no existe ninguna voluntad vinculante, no se tiene previsto el ámbito en el cual los sindicatos podrían denunciar los casos de violaciones de las leyes sociales y quién se haría cargo de las mismas».

Y esta ausencia de participación se ve agravada por el hecho de que «los gobiernos, en especial los de la región, están llevando adelante reformas laborales muy graves, con recortes de derechos y retardatarias para los trabajadores y la población en general». Sobre este punto agregó: «En el bloque europeo tenemos los casos de la reforma laboral en Francia, los recortes de derechos y la ley mordaza en España. Todo esto ha sido analizado y no vemos los posibles beneficios económicos y comerciales para la región», concluyó.