ACTUALIZADO | 16/08/2018 - 20:48

Se concentran las transportadoras

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Se concentran las transportadoras

Publicado en:

Las disposiciones de la Ley de Inclusión Financiera, los pagos mediante transferencias electrónicas y la explosión de las tarjetas de débito han limitado el campo de acción de las transportadoras de dinero y conducen a su concentración. 

El consejero del sector privado Juan Fernández expresó a Portal AEBU que «el supermercadismo y el traslado de dinero de los cajeros que no están ubicados en la puerta de los bancos» constituyen hoy el grueso de un negocio cuyo giro ha disminuido.

En medio de esta situación quedó la empresa Katur, la transportadora de caudales más pequeña que hace poco más de una semana comunicó a AEBU sus pérdidas y el deseo de reformular el  negocio, para lo cual proponía una reducción de su plantilla. Ante la situación planteada AEBU manifestó su preocupación por el destino de sus 54 afiliados y trató de articular soluciones en las que fuera respetada la voluntariedad de los trabajadores.

La idea inicial de la empresa —que tenía un total de 70 trabajadores— era ofrecer despidos al contado y mantenerse con un número de funcionarios acorde con su disminuida cartera de clientes. Sin embargo los planes iniciales de Katur no se cumplieron y la cantidad de quienes optaron voluntariamente por aceptar el despido fue sustancialmente mayor a la prevista. Como consecuencia la empresa quedó inoperativa y de los 54 afiliados a AEBU solamente quedaron 14 en la plantilla, con la confianza de que el sindicato defendería su fuente laboral.

En el curso de la semana pasada Katur fue vendida a Prosegur, adquirente de su cartera de clientes, sus camiones y armamento. «Cuando el sindicato vio que Katur quedaba en situación no operativa le reclamó que absorbiera a su personal, una solución que fue aceptada», expresó Fernández. De esta forma se logró que los 14 trabajadores mantuvieran su salario y cargo laboral, respetándose en todos los casos la libre opción de los compañeros.

Tras describir este episodio —que responde al dinamismo del negocio financiero y a los cambios tecnológicos producidos en él—, Fernández expresó: «El mercado de las transportadoras queda ahora integrado por los servicios propios del BROU y Abitab, además de las empresas Prosegur y Tecnisegur. Es una tarea que no va a desaparecer y está en nuestras manos reconvertir a los trabajadores para que puedan mantenerse en el sistema financiero», dijo. Este fenómeno de pérdida de puestos laborales no es exclusivo de las transportadoras porque «el trabajo de los cajeros humanos también lo están supliendo los cajeros automáticos instalados en las puertas de los bancos», puso el consejero como ejemplo.

AEBU enfrenta los nuevos tiempos con una idea clara: administrar las consecuencias de los cambios tecnológicos. «El desafío de este año y los siguientes es capacitar a los compañeros para desempeñarse en tareas de mayor exigencia», señaló el dirigente. En esta línea de trabajo se cuenta con un convenio celebrado con el Inefop y Enseñanza Secundaria, orientado a la finalización de los estudios secundarios para aquellos trabajadores que los tengan incompletos. De esta forma, sostuvo, «estaremos dando elementos para que la gente siga en el sistema. A la vez, compensaremos la discriminación de las empresas que seleccionan para la capacitación a los trabajadores no afiliados».