ACTUALIZADO | 15/11/2018 - 12:30

Un repaso al 2017

Tiempo de lectura
3 minutos
Leido hasta ahora

Un repaso al 2017

Publicado en:

«Un sindicato en la lucha concreta del día a día, pero que también levanta la mira e identifica cuáles son los grandes problemas que hoy enfrentamos como trabajadores». Así definió el consejero central y secretario de Finanzas Ernesto Palomeque al AEBU actual.  

En la última entrevista del año para el programa Camacuá y Reconquista de Radio Camacuá, cuando se hizo un balance de lo actuado, Palomeque recorrió los principales acontecimientos tanto del ámbito gremial como los de área social del sindicato.

Tras referirse al peso histórico de los 75 años cumplidos por el sindicato en 2017, colocó en primer término a los temas del trabajo y el empleo, sobre los que AEBU ha centrado su preocupación en los últimos años. En particular citó la mesa sobre tecnología y empleo que permitió al sindicato «colocarse en el debate público» y dedicar mucho tiempo y energías a «analizar, evaluar y comenzar a ver cómo se procesan los impactos que las nuevas tecnologías  vienen teniendo sobre el mundo laboral, el trabajo, los trabajadores y el movimiento sindical».

Con el recuerdo fresco de la reciente asamblea del Banco República, destacó que más de 700 trabajadores terminaron aprobando una fórmula de acuerdo referida justamente a los cambios de los que anteriormente había hablado. Una fórmula que ubica al sindicato en la posibilidad de monitorear y discutir los cambios de acuerdo a sus resultados, para ver «si surten efectos, si hay mejoras o desmejoras y apreciar cómo van impactando en los servicios que creemos el banco debe dar», expresó.

Al ámbito bipartito antes señalado se sumó «otro muy importante que tiene que ver con un postulado nuestro histórico, el de las tercerizaciones, una cuestión que nos parece sustancial». Hizo de esta forma referencia a la presencia de personal ajeno al banco, que mediante el acuerdo alcanzado será reemplazado por trabajadores propios a través de concursos internos. 

Otra constatación dejada por la asamblea fue que en ella participó el doble de compañeros que en la asamblea anterior de setiembre y un detalle muy importante destacado por Palomeque fue que «vuelve a confirmarse una importantísima presencia de compañeros jóvenes, de las nuevas generaciones, en número y en calidad. Y cuando hablo de calidad me refiero a que varios de quienes intervinieron en la oratoria fueron compañeros de esa nueva generación. Es un hecho demostrativo de una de las definiciones más importantes que el sindicato planteó en estos años: buscar una necesaria renovación generacional que también se plasme en los cuadros dirigentes, algo que se está produciendo».
 
El consejero pasó luego al análisis del sector privado y sostuvo: «La incorporación de más de 700 trabajadores de la empresa ANDA al sindicato es un hecho histórico, porque los trabajadores de esta empresa pasaron a tener tanto peso en el sindicato como pueden ser los de los bancos privados más importantes. Esto no hace más que confirmar la estrategia iniciada por AEBU en la década de los 90, más concretamente definida en el Congreso de los Trabajadores del Sistema Financiero Privado en 1996, de comenzar a organizar, sindicalizar y tratar de formar militantes en los sectores llamados no bancarios del sector privado».

Más adelante en la entrevista de Radio Camacuá se refirió al anuncio del presidente del Consejo del Sector Financiero Privado Elbio Monegal sobre un acuerdo alcanzado con el Inefop y Enseñanza Secundaria para permitir a los compañeros de los sectores no bancarios estudiar a distancia y completar sus cursos de educación secundaria. Palomeque lo consideró como
un plan de trabajo para dar respuesta «a todos estos cambios [tecnológicos] que están pegando en  aquellos trabajadores que tienen menos formación. Y ese acuerdo permitirá colocar a los compañeros de menor formación en mejores condiciones para defender su trabajo en el futuro, un trabajo que podrán desempeñar en el sistema financiero o en otras actividades de la economía». 

El consejero entregó luego una constatación: «El que haya habido tres concursos de ingreso de personal joven a los bancos del Estado —en el Banco República, el Banco de Seguros y el Banco Hipotecario— es un hecho que no se da todos los años». Se trata de algo «que hoy se está haciendo costumbre que los bancos públicos», destacó. Pero —aclaró luego— es parte de un proceso de renovación que se está dando también en las empresas del Estado y en los organismos oficiales en general, porque «14 o 15 años para atrás no se realizaban concursos. Y los ingresos eran medio por la ventana o haciendo lo que llamamos 'contratos chatarra', con malas condiciones de trabajo».

El deshielo de esta situación es «fruto del funcionamiento de los ámbitos de negociación colectiva porque estos concursos no son por obra divina, sino que son también producto de los acuerdos que el sindicato hace con las administraciones. Y el resultado es que están entrando centenares de jóvenes con una formación importante generando el trabajo que reclamaba el sindicato desde hace muchos años», estimó.  

Palomeque también tuvo palabras para los servicios del sindicato y detalló que en los primeros meses de este año la administración del Complejo Juanjo Ramos en las Termas del Daymán, en Salto, pasó directamente a manos de AEBU. Tras calificar al hecho de manera rotunda como «un éxito», reconoció «el trabajo que han hecho los compañeros involucrados directamente, […] un trabajo que no se ve pero que sin duda se plasmó no solo en la eficiencia de la propia tarea [hotelera] sino también en hacer conocer más al establecimiento». 

No olvidó tampoco el consejero a la Sala Camacuá, que ha alcanzado su madurez y plena integración al circuito de los espectáculos montevideanos y se felicitó por el impacto cultural alcanzado en nuestro medio.