ACTUALIZADO | 12/12/2017 - 15:43

Bergara postuló «la renovación de la cabeza»

Tiempo de lectura
2 minutos
Leido hasta ahora

Bergara postuló «la renovación de la cabeza»

Publicado en:

Por iniciativa del CDA de Jubilados —y con ocasión de su plenario nacional del viernes 1 de diciembre— visitó nuestro sindicato el presidente del Banco Central (BCU) Mario Bergara, para disertar ante este colectivo de compañeros. 

Su intervención versó sobre Ley de Inclusión Financiera,  la disrupción tecnológica y su influencia en el empleo, todos ellos temas de gran actualidad que interesan a AEBU. 

Con la sala de actos del tercer piso repleta, Bergara recibió la bienvenida de nuestro presidente Pedro Stéffano. Sobre su persona e integración al sindicato este sostuvo que  su homólogo del Banco Central, como otros compañeros, «por el hecho de tener un puesto en el gobierno no dejan de ser militantes de AEBU. Y nos enorgullece a todos nosotros saber que tenemos allí trabajadores que han luchado por este sindicato y han llevado adelante sus planes». Bergara es «uno de quienes  elaboraron, allá por los años 90, el documento "El sistema financiero, un asunto de Estado"», explicó.

En una especial alusión a su auditorio, el responsable de nuestra principal autoridad financiera expresó: «La renovación de la cabeza que debemos hacer con todo lo que está pasando en el mundo no se define por la edad de las personas; creo que está en la capacidad de renovar  la visión del mundo que tenemos donde está la llave para hacer mejor las cosas para nuestra gente». 

También hizo referencia a los aportes de AEBU: «El impulso a la inclusión financiera era algo que el sindicato se planteó: que los servicios financieros llegaran a todo el mundo, que se democratizaran. Y ese es uno de los principales objetivos que tuvo la ley [de Inclusión Financiera]. En su momento fue criticada por ser —quizá— demasiado intrusiva, porque prohibía determinadas cosas y obligaba a otras. Eso tuvo que ser así porque durante 40 años la banca no hizo lo que tenía que hacer, que era apuntar a que los servicios financieros llegaran a toda la población».

La referencia a la disrupción tecnológica era inevitable, porque «el proceso de inclusión financiera también se da en el marco de un desarrollo tecnológico y por lo tanto, además de tener como objetivo la universalización de derechos, también se planteaba en esa dirección la necesidad de modernizar el funcionamiento del sistema financiero y del sistema de pagos. Ahí es donde está un segundo objetivo de la Ley de Inclusión Financiera que es promover la utilización de medios electrónicos en la forma en que los uruguayos hacemos los pagos».

Asimismo era importante ver el estado de la población para recibir y asimilar los cambios legales. «Una encuesta del BROU mostró que el 80 % de los uruguayos con tarjeta de débito no sabía que con el mismo pin con que sacaba dinero del cajero podía pagar con un POS en un comercio. Entonces íbamos al supermercado, llegábamos a la puerta donde había un cajero automático, sacábamos la plata del cajero con la tarjeta correspondiente y pagábamos adentro con los billetes, cuando podíamos haber pagado directamente con la tarjeta». 

Posteriormente Bergara —quien se extendió en su exposición durante 45 generosos minutos—citó el avance de la inclusión financiera: «Cuando se vota la ley había 10 mil POS, hoy hay 53 mil y eso es porque el gobierno primero obligó a la interoperabilidad, a la interconexión de todos los POS. Por eso en cada POS, desde el punto de vista tecnológico, tienen que funcionar todas las tarjetas. Después, si tienen acuerdos comerciales o no es otra historia. Hay lugares donde todavía te dicen ‘tengo Maestro pero no tengo VISA, o tengo VISA pero no tengo Maestro’. Va quedando eso medio anacrónico, pero tecnológicamente todas las tarjetas pueden pasar por todos los POS».

 Tras la exposición del compañero y presidente del Banco Central se escuchó un cerrado aplauso de conformidad con sus expresiones, que también fue una recompensa merecida por la atención que continúa brindando al sindicato.