ACTUALIZADO | 21/11/2017 - 20:19

Un mes con la elite

Tiempo de lectura
1 minuto
Leido hasta ahora

Un mes con la elite

Publicado en:

Un mes de entrenamiento en China, potencia mundial en la disciplina del handball, no lo tiene cualquier seleccionado, pero sí lo acaba de lograr nuestro país.

Y la noticia resuena en este portal porque la profesora Silvana Renom, coordinadora del Club Deportivo AEBU, es también la entrenadora del seleccionado femenino nacional.

«China es una potencia a nivel del handball», contó Silvana. Para aprender del equipo chino, conocer más sobre su técnica y métodos de juego y de su profesionalismo en general, la selección uruguaya de mayores viajará en enero a entrenar durante un mes de corrido. El intercambio se da a partir de un acuerdo existente entre el gobierno de China y el nuestro. 

Renom agregó que otros deportistas designados por la Secretaría Nacional de Deportes (SND) han viajado al país asiático a entrenarse, pero en todos los casos practicaban deportes individuales. Esta es la primera vez que viajará un equipo completo de una disciplina colectiva.

Irán a China 18 o 20 jugadoras (todavía no están definidos los cupos) y cuatro integrantes del equipo técnico, explicó. Si bien algunas jugadoras de AEBU formarán parte del conjunto —como ya lo han hecho en otras oportunidades— la entrenadora informó que la lista final todavía se está confeccionando por lo que no se dieron a conocer los nombres.

La fecha estimada del viaje será entre el 15 de enero de 2018 y el 15 de febrero y antes de partir las jugadoras recibirán una preparación especial para estar en condiciones de enfrentar el mes intenso sin sufrir lesiones.

Silvana  dijo que el entrenamiento en China servirá como una instancia previa para los Juegos Sudamericanos 2018 (Odesur), que serán del 26 de mayo al 8 de junio en Cochabamba (Bolivia). A su vez, estos significan el pasaporte a los Juegos Panamericanos y tienen carácter clasificatorio para los Juegos Olímpicos, a donde aspira a llegar la selección femenina de handball.

Para la entrenadora la concentración con «gente buena» durante un mes «aporta un montón» al equipo, pero reconoció que la movida implica un «gran sacrificio» dado que algunas jugadoras deberán tomarse licencia sin goce de sueldo para poder viajar o dejarán de lado por 30 días el estudio y la familia.