ACTUALIZADO | 17/05/2019 - 12:59

Ignorancia al desnudo

Ignorancia al desnudo

Publicado en:

Una fuerte réplica en defensa de los derechos sindicales realizó nuestro secretario general a declaraciones de Luis Lacalle Pou y Gustavo Licandro.

Fernando Gambera hizo inicialmente una consideración general: «En dos o tres días tuvimos anuncios de modificaciones inexplicables a la regulación de los consejos de salarios por parte del principal candidato del Partido Nacional. Luis Alberto Lacalle Pou hizo un planteo en el que queda al desnudo su ignorancia, su falta de conocimiento de cómo funcionan los consejos de salarios». 

El senador Lacalle, durante una gira por Soriano, afirmó que se debía «terminar con esa política de conflicto» que a su criterio se vive en nuestra negociación colectiva y por ello manifestó que, en oposición, «tenemos que ir a la política de cooperación». Gambera manifestó a este respecto que «los consejos de salarios llevan implícito un concepto de cooperación y el conflicto es, en todo caso, la excepción; la excepción en situaciones de no entendimiento. 

Durante toda la última década larga en que vienen funcionando los consejos de salarios, se situaron en el 93 % los acuerdos firmados por trabajadores y patrones».

Con estas palabras desmintió la hipótesis de una supuesta situación de «conflicto» entre partes en los consejos de salarios. Para reforzar su razonamiento indicó que en el 7 % restante de los laudos sancionados por el gobierno, en buena parte de ellos la representación del Ministerio de Trabajo votó junto con los empresarios. 

El precandidato nacionalista, en su argumentación contra los consejos de salarios señaló también «no es lo mismo trabajar en un supermercado en la costa de Montevideo que en Santa Catalina, no es lo mismo participar en un emprendimiento de una empresa que le está yendo bien o (en) un rubro que no le está yendo bien». Aludió así a una supuesta rigidez del sistema de negociación colectiva que nuestro secretario general desmintió al referirse al recurso del «descuelgue», de normal aplicación en nuestra normativa. 

El  «descuelgue», como se explica en el libro Empresas y sindicatos. Manual práctico de Derecho Sindical (Pedro Gari y Matías Pérez del Castillo, FCU, 2012, Capítulo «Negociación colectiva»), «procura contemplar casos en que ciertas realidades de un sector o subsector de actividad, o de una empresa en particular, hacían necesario aceptar un apartamiento de las condiciones generales. Para que opere un descuelgue bastaría con la aprobación del Consejo de Salarios del sector (que puede ser unánime o por mayoría)». Abundando sobre este punto, Gambera indicó que en distintas ramas del trabajo y en los casos en que los empresarios demuestren fehacientemente las dificultades de sus negocios, se pueden hacer —y se hacen habitualmente— descuelgues en los consejos de salarios «en los cuales los trabajadores aceptan cobrar por debajo de los laudos». Al respecto citó un caso en el que intervino AEBU y que se registró durante varias rondas continuadas de los consejos de salarios: el de la empresa de círculos de ahorro Acfor. 

Y por si no bastara este botón de muestra revisionista de las leyes laborales proveniente del Partido Nacional, ayer el economista Gustavo Licandro dijo que hay que eliminar el salario mínimo y los consejos de salarios. «Quien esto propuso en un encuentro de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) es el principal pensador del área económica del Partido Nacional. Ahora están las cartas vistas. Vienen por eso; vienen a restaurar el estado de cosas de la década del 90 so pretexto de defender el empleo. Cuando ellos [el Partido Nacional] aplicaron esta misma fórmula [en el gobierno], no tuvimos ajustes salariales, no había salario mínimo, no funcionaron los consejos de salarios y es lo que están planteando ahora. No funcionaban los consejos de salarios cuando había un relativo crecimiento económico en el país. No era época de crisis precisamente. Y pese a esta situación no tuvimos crecimiento en el empleo comparable al que hemos tenido en estos últimos cinco lustros», cuestionó el dirigente.