ACTUALIZADO | 17/05/2019 - 12:59

La unidad antes que nada

La unidad antes que nada

Publicado en:

En un extenso discurso, en medio del festejo del 77 aniversario del sindicato, tomó posesión anoche nuestro nuevo presidente Elbio Monegal.

A lo largo de su exposición recorrió numerosos temas. Algunos refirieron a la coyuntura política que nos acerca a las elecciones nacionales y nos lleva a prepararnos para la defensa de las conquistas sindicales. Sobre estas últimas puso el acento en «interpelar a todos los candidatos a la Presidencia para que digan claramente qué es lo que van a hacer con las conquistas del movimiento sindical». En especial, centró esta defensa en los consejos de salarios, cuya reimplantación significó el crecimiento «exponencial» de la afiliación y permitió a AEBU la creación de sindicatos en lugares antes «impensados».

También se refirió a la «unidad en la diversidad» del sindicato, atendiendo a la particularidad de nuestra integración de trabajadores públicos y privados. Sobre este aspecto defendió una «unidad con respeto, la unidad dentro de la institucionalidad, la unidad dentro del estatuto de AEBU. Esa es la unidad que todos nos merecemos y esa es la unidad que nuestros antecesores nos han dejado».

Al principio de su discurso Monegal se refirió a la angustiante situación por la que atraviesan los trabajadores del gas, ante algunos de sus dirigentes que se hicieron presentes en nuestro acto. Al finalizar su alocución dirigió unas palabras a José Iglesias, quien ocupará su lugar en la presidencia del Consejo del Sector Financiero Privado, y expresó total confianza en su desempeño de este cargo.

La que sigue es una transcripción parcial del discurso del compañero presidente:

«Antes que nada quiero decir que entre nosotros se encuentran los trabajadores de la Compañía del Gas, compañeros Miguel Macarelo, Fabricio Sosa y Miguel Caetano. Compañeros que hoy están atravesando un conflicto muy duro en el cual tres compañeros están haciendo una huelga de hambre. Para nosotros, como parte integral del movimiento sindical, este no es un tema que podamos dejar pasar por alto y mucho menos hoy que recordamos nuestro aniversario. Hoy los compañeros están haciendo estas huelgas porque han agotado todas las instancias de negociación con una empresa multilatina como es Petrobras, que obedece a las políticas de un gobierno neoliberal como es el encabezado por Jair Bolsonaro, que hoy pone en cuestión toda la actividad de la empresa sin importarle las consecuencias que pueda tener ni las fuentes de trabajo de nuestros compañeros. 

AEBU no se va a mantener al margen y a partir de mañana vamos a empezar a organizar a las comisiones representativas para que alternándose vayan a visitar a los compañeros, ubicados a muy pocos metros al lado del Cabildo. Por lo tanto, compañeros, les deseamos lo mejor; saben que cuentan con la solidaridad de AEBU, porque AEBU ha estado siempre al lado de los trabajadores en los momentos en que más lo han necesitado. Así que, compañeros, ¡mucha suerte! ¡Les deseamos lo mejor!

Dentro de las cosas importantes que hoy conmemoramos no podemos pasar por alto la salida de Pedro Stéffano (de la parte activa solamente, porque en el tercer piso tiene un lugarcito y seguramente a partir de mañana va a ir para allá). ¿Qué decir de Pedro que ya no sepamos? Un dirigente sindical de primera línea, un compañero absolutamente comprometido con la causa de las trabajadoras y trabajadores, siempre al lado de quien lo ha necesitado, y de las trabajadoras y trabajadores que habían perdido sus puestos de trabajo. 

Si tengo que destacar desde el punto de vista sindical alguna cosa relevante de Pedro, no puedo pasar por alto su actitud, su fuerte compromiso para recuperar los puestos de trabajo perdidos en la crisis de 2002. [En ese momento le hizo entrega de una estatuilla del Quijote]. «Este es un símbolo de la quijotada que significó recorrer a todas las empresas del sistema financiero para lograr la reinserción de todos los despedidos. Lo hicimos juntos y Pedro tuvo muchísimo que ver con la recuperación de esos puestos de trabajo. Desde el punto de vista humano se va un amigo, se va un hermano, pero se va de la parte activa del sindicato porque ya tenemos una tarea para Pedro para los próximos días.

Hoy es un día muy especial. Es un día en que festejamos el 77 aniversario de nuestro sindicato. 77 años de lucha, de compromiso, de reivindicaciones, de defensa de las instituciones democráticas. Y de resistencia a los golpistas que tuvieron durante once años a nuestro país sojuzgado en el peor momento para nuestras libertades. Por lo tanto hoy es importante celebrar este aniversario y nosotros apostamos a la unidad. Y como apostamos a la unidad, queremos invitar al compañero presidente del Consejo del Sector Financiero Privado, José Pepe Iglesias y a la compañera presidenta del Consejo del Sector Financiero Oficial Lorena Lavecchia a que suban al estrado (esta última no se encontraba presente en el acto). 

Quiero agradecerles su presencia. Es muy importante celebrar entre todos este aniversario y les pido que por un instante me permitan hablar en primera persona para decirles que para mí es un orgullo enorme poder estar asumiendo la presidencia de este, para mí, el mejor sindicato. Aquí, frente a ustedes mis compañeros, y frente a mi familia, a mis hijos, a mi señora, a mi nieto y a mi hermano. Espero estar a la altura de los grandes presidentes que este sindicato ha tenido desde don Ramón Busch —el primer presidente de AEBU— pasando por el doctor Raúl Varela, quien a sus 97 años todavía tiene la grandeza de seguir participando, aunque más no sea ahora enviándonos una nota. Y a todos los compañeros presidentes que han pasado los respeto, admiro y siento mucho aprecio. Espero estar a la altura de Gustavo Pérez, de Pedro, y poder llevar este sindicato como ellos han sabido hacerlo. 

Este es un día especial no solo porque se va Pedro, porque asumen nuevas autoridades y porque es el aniversario, sino porque es un día de reafirmación de la unidad del sindicato. Tenemos muchos desafíos por delante en este período, pero sin duda que los vamos a enfrentar manteniendo la unidad que AEBU ha sabido forjar a lo largo de sus 77 años. 

Somos el único sindicato que tiene la actividad pública y privada juntas y vamos a seguir trabajando para que eso siga existiendo.

Y la unidad en la diversidad, pero la unidad con respeto, la unidad dentro de la institucionalidad, la unidad dentro del estatuto de AEBU.

Esa es la unidad que todos nos merecemos y esa es la unidad que nuestros antecesores nos han dejado. En este período de dos años de nuestro mandato vamos a tener un cambio de gobierno nacional y es muy importante para nosotros como sindicato —y también para el movimiento sindical— poder defender las conquistas que el movimiento sindical y AEBU en particular hemos logrado. 

Independientemente del signo del gobierno que sea nosotros tenemos que interpelar a todos los candidatos a la Presidencia para que digan claramente qué es lo que van a hacer con las conquistas del movimiento sindical. Hoy he escuchado a dos precandidatos hablar sobre los consejos de salarios. Uno decía que había que modernizarlos y otro decía que había que mejorarlos. Ninguno dijo cómo y para qué.

Nosotros tenemos que ser defensores de esa herramienta que es el consejo de salarios porque es lo que ha logrado que muchas trabajadoras y trabajadores hayan salido del ostracismo que implicó, hasta 2005, la no convocatoria a los consejos de salarios. 

Nuestra central sindical ha crecido en afiliación exponencialmente y eso sucedió porque pudimos formar sindicatos y no solo fuera del sistema financiero, dentro del propio sistema financiero hemos hecho sindicatos en lugares donde era impensable que pudiéramos entrar. Y hoy tenemos representación y los trabajadores cuentan con el apoyo de AEBU, negocian en los consejos de salarios, tienen convenio colectivo y tienen ajustes salariales, cosa que antes de los consejos de salarios pasaba más de un año o dos sin ajustar por la inflación. No hablo de aumento del salario real.

Lo mismo pasa con las leyes que el movimiento sindical ha logrado en estos 14 años, leyes que nadie nos ha regalado. Que nadie piense que vino un benefactor que nos regaló las leyes. Esas leyes, como por ejemplo las de ocho horas para el peón rural o como el convenio que hoy tienen las empleadas domésticas, esas leyes fueron impulsadas por el movimiento sindical, por compañeros de todas las épocas. Hoy pudimos lograrlas y es nuestra obligación poder conservarlas y mejorarlas.

(Fin de la transcripción parcial).